Plan para que más de 1.5 millones de hogares dejen de cocinar con leña en Colombia

La cocina, que quema leña todo el día, es el corazón de la preparación de los alimentos en las Fincas Wayuu de Alta y Media Guajira. Las cocinas son espacios cerrados, con hogar “en el suelo, construidos en piedra y cubiertos con leña para el fuego”, como describe en su tesis el ingeniero ambiental de la Universidad de La Guajira, Selener Elias Lanzada el año pasado.

Lo que en él se dice sobre la preparación de alimentos es un panorama de más de un millón y medio de familias en Colombia que cocinan con leña, carbón mineral y carbón de leña, entre otras cosas, o cosas que formalmente se definen como combustibles catalogados como ineficientes y altamente contaminante (CAC).

Según datos de la Encuesta de Calidad de Vida (ECV) del DANE, en 2021, 1.691.000 personas utilizaron estos combustibles para cocinar, lo que representa alrededor del 10% de todos los hogares en todo el país, especialmente los hogares en las zonas rurales.

Cuatro de cada diez hogares rurales elaboran alimentos con estos combustibles, principalmente en las provincias de Vaupés, Vichada, Guayna, La Guajira, Amazonas y Córdoba. “Es un combustible asequible que forma parte de la tradición culinaria del país. explica Giovanni Papon, gerente del distrito de energía de Transforma, quien también ha estudiado este tema durante varios años.

La Unidad de Planeación Energética de Minas (UPME) dice que el problema es que combustibles como la leña crean «situaciones negativas para la calidad de vida de las personas» pero también para el medio ambiente. ¿Porque? Esto se debe en parte al uso «ineficiente» de la leña.

Jonathan Sánchez, ingeniero químico y experto industrial y empresarial en cambio climático y biodiversidad de WWF, quien también trabajó hace algunos años en la UPME, explica que la leña tiene dos factores que influyen en el uso ineficiente: primero, tiene que ver con el sistema en que se quema la leña. usado (estufa) y otros relacionados con la calidad del combustible.

“Muchas de las estufas no hacen una combustión completa, el material que tienen no conserva el calor efectivamente”, indica Sánchez. 

Este panorama fue una de las razones por las que la UPME publicó una primera guía del plan de la estrategia para cambiar el uso de leña por millones de colombianos. “Plan Nacional de Sustitución de Leña (PNSL) para la cocción doméstica” es el título del documento que fue publicado a finales de 2022.