«Pie de Atleta» y otras enfermedades causadas por hongos en la piel

Si alguna vez ha tenido pie de atleta o una candidiasis, puede tener un hongo. Un hongo es un organismo primitivo que viven en el aire, en el suelo, en las plantas y en agua contaminadas.

Algunos hongos se reproducen a través de pequeñas esporas en el aire. Puedes inhalar las esporas o pueden caer sobre ti. Como resultado, las infecciones fúngicas a menudo comienzan en los pulmones o en la piel. Es más probable que contraiga una infección por hongos si tiene un sistema inmunitario debilitado.

Los hongos pueden ser difíciles de matar. Para las infecciones de la piel y las uñas, puede aplicar medicamentos tópicos directamente en el área infectada. Los medicamentos antimicóticos orales también están disponibles para infecciones graves.

Los médicos tienen excelentes tratamientos para las infecciones por hongos en la piel que se producen en los pies, las uñas, la ingle, las manos y otros lugares. Desafortunadamente, existe una fuerte tendencia a que las infecciones fúngicas vuelvan a aparecer en muchas personas, incluso después de una eliminación eficaz con medicamentos. Esto se debe a que todos tenemos nuestras fortalezas y debilidades.

La tendencia a que los hongos vuelvan a aparecer en muchos adultos, especialmente en los pies y las uñas de los pies, es una condición genética. Su piel no puede reconocer el hongo como extraño y deshacerse de él. Después de tener un hongo allí por un tiempo, el sistema inmunológico del cuerpo aprende a vivir con el hongo y ya no trata de deshacerse de él.

Los niños rara vez contraen infecciones fúngicas en los pies, especialmente antes de los cinco años. Sus cuerpos aún reaccionan vigorosamente al hongo. Por alguna razón, es más probable que lo tengan en el cuero cabelludo que los adultos.

Nota para prevenirlo: Recuerda, nada funciona al cien por ciento. Pruebe combinaciones recetadas por especialistas.

• Use el medicamento por completo y según lo recomendado. El hongo puede estar presente mucho tiempo después de que ya no sea visible.

• Mantenga los pies limpios, frescos y secos. Cambiar calcetines. Use zapatos que «respiren» como cuero, en lugar de plástico.

• Asegúrese de que los zapatos calcen correctamente y que no estén demasiado apretados.

• Aplique una crema antimicótica, aproximadamente dos veces por semana. Esto puede ayudar a prevenir el nuevo crecimiento temprano del hongo. En algunos casos, se puede recetar un medicamento oral.

• Evite caminar descalzo, especialmente en baños, vestidores, gimnasios, alfombras y áreas de baño públicas. Use pantuflas o párese sobre una toalla o una hoja de papel.

Si ha tenido un hongo en el cuerpo, en la ingle o en otra parte de la piel, considere usar un champú anticaspa, en esa área. Haga espuma y déjelo en la piel durante unos cinco minutos, luego lávelo por completo. 

En algunas ocasiones los remedios caseros como el yogur natural sin azúcar y sin sabor contiene bacterias beneficiosas, llamadas probióticos. Estos contribuyen a la salud y ayudan a restablecer el equilibrio de bacterias y hongos en el cuerpo.

Una revisión de una investigación de 2006 encontró que ciertos tipos de probióticos pueden combatir algunos de los hongos que causan infección vaginal. Si bien quienes examinaron la investigación señalaron algunos problemas con varios de los estudios citados, muchas personas reportaron sentir alivio al comer o aplicárselo.

Si bien los remedios caseros pueden resolver muchos casos de infección por hongos, no son efectivos en todas las situaciones.

Es importante que las personas busquen tratamiento médico sí o sí.