María Fernanda Cabal pide a la Fiscalía investigar posible atentado en su contra

Compartir

La Senadora del Centro Democrático recordó que tanto el ELN como las disidencias de las Farc han mostrado tener información sensible que le podría afectar su tranquilidad

En la mañana de este miércoles se conoció que los tres cilindros explosivos hallados el pasado 9 de octubre a 50 metros de la vía que comunica a los municipios de Cerrito y Rozo, en el Valle del Cauca, estaban cerca de la finca familiar de la senadora, María Fernanda Cabal, quien aspira a ser la representante del Centro Democrático en las justas presidenciales de 2022. La política ya se pronunció al respecto.

Tras mediodía en silencio, la precandidata concedió una serie de entrevistas a medios en las que explicó las razones que llevan a pensar que se trata, posiblemente, de un intento por hacerle daño. Según relató a Semana TV:

“Se hizo una jornada de visitas en Cali y tuvimos una reunión muy concurrida en la finca que está en Cerrito. A los días siguientes encuentra el Ejército unos cilindros, no estaban activados, no tenían dispositivo electrónico, pero estaban resguardados en el alcantarillado que le da servicio a esa finca y al a finca vecina, muy cerca de la vivienda. Eso generó alertas”.

Tras el descubrimiento, fue la propia Cabal la que resolvió escribirle vía chat a la vicefiscal Martha Mancera, recordando que no se trata del primer intento por atacarla. Ya se había registrado otro en mayo pasado, por el que se responsabilizó a Leonardo Diaz Escobar, alias Richard, quien sería miembro de la Segunda Marquetalia. En dispositivos incautados a este se descubrió ya conocía la ubicación de la finca de la senadora, entre otros datos sensibles.

“Entonces la pregunta mía es, ¿tiene que ver esto desde esa época donde se habían dado esas ordenes, que además decían que tenían que prepararse por si íbamos a la Feria de Buga?; o, ¿tiene que ver eso con el evento que se hizo el viernes pasado? Yo quiero preguntar, o ¿definitivamente no hay ninguna relación con los antecedentes que tengo?

Dicho esto, la congresista confesó que es cierto que la única fuente de sospechas en este momento es la ubicación del material, que fue desactivado el pasado domingo por un grupo de manejo de artefactos explosivos Marte, adscrito a la Tercera Brigada del Ejército. Esa misma autoridad desestimó que se tratara de la evidencia de un posible atentado en contra de la precandidata presidencial.

No obstante, y para insistir sobre la necesidad de redoblar esfuerzos investigativos en el caso de los cilindros, Cabal recordó que hay intenciones serias y muy amplias de hacerle daño, pues un operativo adelantado hace tres meses por el Ejército y la Policía habría descubierto más indicios, esta vez en un campamento del ELN en el Chocó. Estos tenían seguimientos a su familia, la ubicación por GPS de la misma finca y algunas fotos personales subidas a Instagram.

“Entonces son dos estructuras criminales, que obedecen a dos comandantes distintos con un mismo objetivo. Tienen información de mi familia, direcciones, placas; entonces esto nuevo pues hay que investigar a qué corresponde, que eso le toca a la Fiscalía. Hay quienes dicen que era para hacerle un atentado al Ejército, pero yo hace un día había estado en un evento grande. Es la alcantarilla que lleva al servicio de la finca. Está a 100 metros. Esa es mi inquietud.

Así las cosas, la Senadora del Centro Democrático señaló, por medio de un video difundido a través de redes sociales, que pide nuevamente a la Fiscalía que determine si dichos cilindros tienen o no relación con las intenciones ya descubiertas de la Segunda Marquetalia y del ELN.

“Solamente pido eso. No estoy tratando de calificar, ni victimizándome porque eso me parece una infamia. No lo hago conmigo ni lo hago con los demás. Aquí solo quiero claridad de las autoridades en las que confío plenamente”, concluyó.

En el momento, la Fiscalía General de la Nación investiga la procedencia y el propósito que tenían los artefactos explosivos hallados en las cercanías de la finca de la senadora María Fernanda Cabal.