La participación de la mujer en las actividades del narcotráfico

Compartir

Cerca del 35% de las mujeres que han sido privadas de la libertad en el mundo, se encuentran condenadas por delitos relacionados con drogas.

En el marco del “Intercambio de experiencias nacionales e internacionales sobre Mujeres y Narcotráfico” organizado por el Ministerio de Justicia y del Derecho y la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) se reflexionó acerca de la situación de las mujeres en relación con la producción, tráfico y consumo de drogas.

El evento es el resultado de los esfuerzos realizados por el Ministerio de Justicia y del Derecho para la transversalización de la perspectiva de género de la Política Integral para enfrentar el problema de las drogas: Ruta Futuro.

El encuentro puso sobre la mesa avances y evidencias que sirven de insumo para el fortalecimiento de las políticas públicas relacionadas con el tema. Panelistas de 12 países, abordaron en los tres días de evento (21, 22 y 23 de septiembre) un eslabón de la cadena del narcotráfico, con el propósito de cubrir todas las facetas de este fenómeno y establecer la participación de las mujeres en el mismo.

De esta manera la política de Ruta Futuro, busca fortalecer la capacidad de los equipos técnicos con las experiencias de otras naciones, de manera que se genere un aumento de conocimiento y se examinen las propuestas y alternativas de tratamiento del problema que se han identificado en los diferentes ámbitos.

El Ministro de Justicia y del Derecho, Wilson Ruiz Orejuela, manifestó “Ya identificamos un rol particular de la mujer en el ámbito de los cultivos ilícitos, por lo que el programa de sustitución, y en general la inversión social orientada a transformar los territorios afectados por cultivos ilícitos, tienen acciones específicas para las mujeres rurales”.

Durante los últimos cinco años, el Ministerio de Justicia y del Derecho y UNODC han realizado diversos estudios sobre este fenómeno y han encontraron evidencias de la participación de las mujeres en cultivos ilícitos de coca, marihuana y amapola en diferentes regiones productoras. Gracias a este trabajo conjunto se avanza en la caracterización socioeconómica de las mujeres privadas de la libertad por delitos relacionados con drogas, y en la valoración de los impactos que esta situación provoca sobre ellas y sobre su entorno familiar. Así mismo, Colombia cuenta con información consistente sobre la dimensión de la problemática del consumo de drogas entre la población femenina.

Por su parte, Olivier Inizan, Oficial Senior de Programas de UNODC, señaló las perspectivas del marco institucional para la promoción de la igualdad de género en todas las actividades programáticas, políticas y prácticas organizativas. “UNODC tiene como propósito contribuir al fortalecimiento del trabajo de los gobiernos en relación con la criminalidad, y desde hace varios años ha definido en su marco de acción, temáticas de género desde un enfoque de derechos de las mujeres”.

La cadena del narcotráfico no solo involucra a las mujeres en la realización de varios de los procesos de producción, procesamiento y distribución de drogas alrededor del mundo, sino que son también ellas las víctimas directas de esta economía ilegal. Una de las evidencias más sobresalientes tiene que ver con que cerca del 35% de las mujeres que han sido privadas de la libertad en el mundo, se encuentran condenadas por delitos relacionados con drogas.

Además se está realizando una jornada de trabajo con expertos/as enfocada en la identificación de buenas prácticas para la incorporación del enfoque de género en el tratamiento de esta problemática, tanto en el ámbito de la investigación, como en el de la acción pública.