Los efectos de la televisión en los niños

Compartir

El tiempo que un niño pasa frente al televisor es tiempo que le resta a otras actividades importantes como la lectura, el trabajo escolar, el juego, la interacción con la familia y el desarrollo social.

Los niños también pueden aprender cosas en la televisión: unas pueden ser educativas y otras inapropiadas o incorrectas. En la mayoría de las ocasiones, los niños no saben diferenciar entre los contenidos que les vienen bien y los que no, del mismo modo que su ingenuidad hace que tengan dificultades para distinguir entre la ficción presentada en la televisión y la realidad.

Cuando los niños están viendo un programa de televisión, están también bajo la influencia de numerosos anuncios comerciales, algunos de los cuales son de bebidas alcohólicas, comidas de preparación rápida y juguetes.

Los niños que ven demasiada televisión están expuestos a un mayor número de riesgos para su desarrollo intelectual y emocional. Algunos de ellos son los siguientes:

 Sacar malas notas en el colegio. Sucede al dedicar más tiempo a la televisión que a los deberes y al estudio.
– Leer menos libros. Demasiada televisión resta tiempo a la lectura.
Hacer menos ejercicio físico. La televisión supone un grave peligro de sedentarismo para los niños.
Tener problemas de sobrepeso. El sedentarismo unido a un mayor consumo de dulces y productos calóricos durante el tiempo que pasan sentados delante de la televisión puede aumentar su riesgo de obesidad
Convertirse en niños pasivos. La celeridad con la que pasan las secuencias de las imágenes en televisión puede hacer perder a los niños el interés por otros juegos tradicionales, que para ellos, se convierten en lentos, aburridos y sin interés.
Entender parcialmente lo visto. La violencia, la sexualidad, los estereotipos de raza y de género, y el abuso de drogas y alcohol son temas comunes en los programas de televisión. Los niños son impresionables y pueden asumir que lo que ellos ven en televisión es lo normal, seguro y aceptable. Por consecuencia, la televisión también expone a los niños a tipos de comportamiento y actitudes que pueden ser abrumadores y difíciles de comprender.

De tal manera que, la televisión no sólo ofrece sino que impone experiencias y condicionantes a nuestros niños, pues ellos son el principal blanco hacia el cual van dirigidos la mayoría de los anuncios comerciales.

Recuerda: Yeimmy Charry, tu amiga y psicóloga.