Consejos para mejorar el rendimiento escolar de los hijos

Compartir

Para que los niños puedan mejorar su rendimiento escolar, (pero sobre todo para que se esfuercen, aprendan y vayan motivados al colegio) tendremos en cuenta estos consejos.

1. Habla con el profesor de tu hijo 
Habla con el profesor o profesora del niño para que, con respecto al curso o trimestre que viene, puedan trabajar codo con codo y que el pequeño pueda mejorar su rendimiento escolar. Puede que no se trate tanto de conocimientos, sino de timidez o baja autoestima. Estas charlas o tutorías son muy necesarias para comenzar con el cambio.

2. Evalúa si tiene los conocimientos previos adecuados
Revisa los conocimientos que tu hijo tiene para ver si, por ejemplo, no puede comprender bien el concepto de la multiplicación porque aún no domina bien las sumas. Observa al niño y pregunta docente qué tal le ha ido en las evaluaciones de inicio de curso , si se ve que ha adquirido conocimientos. En caso de que sea necesario, los niños tendrán que repasar aquellas asignaturas en las que flaquean.

3. Refuerza la lectura
Trabaja la comprensión y la velocidad lectora con tus hijos, ya que es básico para cualquier asignatura. Si no tienen la capacidad adecuada para leer los enunciados difícilmente podrán resolver los ejercicios.

4. Revisa los hábitos de estudio
Las técnicas de estudio deben ser las adecuadas; si tu niño estudia 4 horas al día y suspende es que hay algo que no va bien, ¿le cuesta concentrarse?, ¿en su espacio de estudio hay distracciones?, ¿no se organiza bien a la hora de hacer los esquemas? El pequeño debe aprender a organizarse con tiempo los deberes y a estudiar de una forma eficiente.

5. Haz sentir a tu hijo que es inteligente
Las expectativas que tienes sobre tu hijo lo van a marcar, saque la nota que saque; hazle sentir que es inteligente, que él puede lograrlo. Aunque no lo parezca, el modo en cómo se sienta el alumno va a condicionar su trayectoria y rendimiento académico.

6. No manipules a tu hijo
Los premios por las buenas notas no siempre son lo mejor porque, si nos centramos en eso, en lugar de educarlos en el esfuerzo y la satisfacción que conlleva, los educamos en lo material. Igual de negativo es manipularlos para que saquen la mejor nota o, por ejemplo, cuando nos hagan por la calle la típica pregunta: ‘¿qué tal las notas?’ en lugar de elogiar al niño para subirle la autoestima hacemos lo contrario.

7. Analiza si es necesario contar con un apoyo escolar
Los deberes tienen que ser un momento de tranquilidad, incluso de disfrute. Si cuando te sientas con tu hijo para ayudarlo con las tareas empiezan las discusiones o las charlas, simplemente no tienes tiempo para él o ves que necesita reforzar, plantéate contar con un apoyo de un profesor extra unas horas a la semana; verás que va a ser de gran ayuda para todos.

La etapa escolar de niños y niñas va a ser muy importante, ya que les va a marcar de cara al futuro. Cómo la vivan ellos, según cómo sea su experiencia en el colegio, así se desenvolverán en su vida adulta. Por eso debemos sentar bien las bases del conocimiento para que puedan  aprender, para que estudien desde la motivación y no solo desde el hecho de memorizar conceptos.

Recuerda: Yeimmy Charry, tu amiga y psicóloga.