CIDH anunció que escuchará principalmente a las víctimas y sumó a Popayán y Tuluá

Compartir

La delegación de la CIDH catalogó su visita de tres días a Colombia como histórica.

El organismo internacional sostuvo que “La visita es un mecanismo de monitoreo establecido en nuestro reglamento, que observa en terreno situaciones específicas de derechos humanos, que incluye las obligaciones y los compromisos de los Estados de la Región. Desde el 28 de abril pasado, la comisión ha intensificado el monitoreo sobre la situación de derechos humanos en el país en el contexto de la protesta social”.

La comisionada Antonia Urrejola hizo referencia a las visitas que realizará en ciudades de Bogotá, Cali, Popayán y Tuluá.

Y agregó que “En estos tres días de visita nos reuniremos con diversos sectores representativos de la sociedad colombiana. Entre ellos autoridades gubernamentales, poder ejecutivo, legislativo y judicial. Representantes de la sociedad civil que trabajan por los derechos humanos y todos los sectores que han visto vulnerados sus derechos. Para la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, no hay persona, ni organizaciones vetadas”.

Escuchar a las víctimas

Urrejola dijo que el objetivo primordial será escuchar a las víctimas: “Debo resaltar que, durante nuestra visita, conforme a nuestro mandato, la delegación buscará escuchar a las víctimas y sus familias, para poder recibir directamente lo que tienen para decir”.

Y agregó: “La comisión siempre frente a todas las crisis de derechos humanos que nos ha tocado, siempre hemos insistido en que la única solución es a través del diálogo y nuestro llamado es a los colombianos de buscar todas las alternativas de diálogo tanto a nivel local, como nacional”.