Las propiedades del jengibre y sus usos

Compartir

El jengibre es un ingrediente básico de la cocina, que se usa cómo condimento en muchas preparaciones. Se trata de un condimento que algunos suelen añadir a guisos e infusiones para darle un toque distinto. Su sabor es picante y fuerte y quizás por eso no te guste demasiado, pero seguro que después de conocer sus propiedades cambias de opinión.

El jengibre puede ayudarte a disminuir la intensidad y frecuencia de los dolores de cabeza y además combate las infecciones, es muy eficaz para aliviar los síntomas de los resfriados y dolores de garganta si lo preparas en infusión, hirviendo varias rodajas y añadiéndole limón y miel, alivia la tos, la congestión nasal y el dolor de garganta. Una vez en la infusión, tómalo y verás cómo se reduce la tos y mejora la congestión nasal y el dolor de garganta.

Tomar a diario infusión de jengibre o añadirlo en tus comidas evita el reflujo, la sensación de ardor y las malas digestiones, sobre todo si eres propenso a tener problemas digestivos. Tomar jengibre favorece la creación de ácidos gástricos, que facilitan la descomposición de los alimentos, la absorción de lo que nos beneficia y la expulsión de toxinas. Por su componentes de gingerol, una sustancia que ayuda a desinflamar las articulaciones y reduce los dolores crónicos.  

Si quieres perder peso: Además de una buena dieta y ejercicio, suplementos extra como el jengibre pueden ayudarte en la pérdida de peso debido a que ayuda a acelerar el metabolismo.