EDUCACIÓN & MAESTRO, en conmemoración del día del Docente

Compartir

“Instruye al niño en su camino y aun cuando viejo No se Apartará de él” Proverbios 22:6

Doy inicio a este sucinto escrito, en forma de opinión personal, ubicando como epígrafe uno de los proverbios de la Santa Biblia, que muestra que la educación es la herramienta más eficiente para conducir al niño y/o joven por el sendero recto de la vida.

Este proverbio es una máxima que tanto padres, madres y profesores conocemos a través del evangelio para salvaguardar como estilo de vida. Antes de entrar a la función e importancia del maestro, considero valioso describir elementos teórico – conceptuales sobre el término educación y el ámbito normativo.

La educación es el proceso de enseñanza – aprendizaje que una generación ofrece a otra, con el objeto de brindar una formación integral, es decir en el aspecto cognoscitivo, sociafectivo y psicomotor. El aspecto cognoscitivo lo forma áreas como la matemática, el español, ciencias sociales, ciencias naturales y demás; el aspecto sociafectivo lo forma áreas como la ética, la religión, la artística; y, el aspecto psicomotor lo forma áreas como educación física, la danza, y los espacios del recreo.

Desde el punto de vista legal, la Declaración Universal de Derechos Humanos – DUDH, en su Artículo 26, hace obligatoria la educación gratuita y universal. La Declaración de los Derechos del Niño, contiene el derecho a la educación dentro de los 10 derechos fundamentales de los infantes.

En el contexto nacional colombiano, nuestra Constitución Política, estipula la Educación en el Artículo 67, pero a la vez, obliga a través del Artículo 42 a que la Familia tiene la responsabilidad primera de educación a los niños, niñas y adolescentes en el hogar.

Luego, del artículo 67 de la CPC, se desprende la Ley 115 de 1994, la cual la aborda completamente. Ahora bien. Como docentes conocemos que la educación en Colombia presenta muchas dificultades y, hasta problemas que estos renglones no trataré.

Sólo menciono qué, nuestro sistema educativo presenta paupérrimas inversiones, lo que acarrea hacinamiento escolar, bajo nivel académico, científico, artístico y deportivo. Sacando a colación la máxima de Nicolás Maquiavelo, “Divide y Reinarás”, es exactamente lo que han orquestado las clases oligarcas políticas que han gobernado a Colombia por casi 200 años, y establecieron el Decreto 1278 de 2002, que desmejoró los derechos de los docentes y dividió al magisterio en dos grupos. Con bajos salarios (comparados con muchísimos países).

Zozobra en el régimen de pensiones y cesantías, Dificultad en ascensos, mala atención en salud, y decretos a granel lesivos para la profesión docente que desmejoran la calidad de educación de nuestra niñez y juventud, aun así, somos los docentes el gremio que se ha sostenido y perseverado en la lucha por la dignificación de la educación en lo ancho y largo de nuestro territorio.

 Hemos sido rotulados, estigmatizados por nuestros “líderes” políticos y oligarcas burgueses de nuestros diferentes gobiernos por los que hemos pasado y por los mismos medios masivos de comunicación (RCN y Caracol) manipulados, y, por ende, esta estigmatización injusta se ha prestado para que algunos padres y madres de familia nos critiquen faltándonos al respeto, y culpándonos injustamente de la mala situación educativa nacional.

Pero, afortunadamente, y sin ser petulante, somos de los escasos gremios que vivimos poco o mucho bien actualizados de noticias verosímiles; hacemos lectura o escucha de las leyes expedidas por el Congreso de la República y/o expedidas por presidencia; poseemos alumnos “hijos e hijas adoptados” que nos interesan muchísimo en el aula y el colegio, y fuera de él; realizamos arreglos a los salones y a los muros sin necesidad de que tengamos escrituración personal.

Desarrollamos actividades culturales y artísticas sin ser ministros de gobierno ni secretarios de despacho ni siquiera gestores culturales; y, muy pocas veces somos ofendidos de manera verbal o gesticular por nuestros propios estudiantes; y entre otras cosas, somos de vez en cuando víctimas de insultos por uno que otro padre de familia que son a la vez víctimas del analfabetismo, desempleo, hambre, intolerancia, etc, todo ello generado por el sistema de nuestro gobierno.

Hoy, con este confinamiento/cuarentena por pandemia Covid 19 se han visibilizado aún más las falencias y problemas educativos. Y, la situación económica y tecnológica de las familias.

 Los profesionales de la docencia, quienes trabajan en las diferentes y múltiples escuelas y colegios -Hoy llamadas Instituciones Educativas- son los patriotas que con sus únicas “armas”, el conocimiento y los libros, combaten a la enemiga, la ignorancia, en aras de permitir el lento pero paulatino desarrollo nacional amigable con el medio ambiente y Justicia Social; los maestros y maestras son como las hormigas, trabajan en equipo incansablemente por construir tejido social, por hacer país. Abdico este texto haciendo un RECONOCIMIENTO Público a todos ustedes, Maestros, por Su Menester Plausible en Fortalecimiento de La PAZ.

FELIZ DÍA DEL MAESTRO.

OSCAR RIOS GUTIERREZ Escritor e Investigador