Violencia contra la MUJER

Compartir

Por: ÓSCAR RÍOS GUTIÉRREZ Escritor e Investigador Maestro en Complejidad – HUILA

La violencia contra las mujeres se presenta de manera física, sexual, psicológica y económica.

Estas formas de violencia se interrelacionan y afectan a las mujeres desde el nacimiento hasta la edad mayor. Algunos tipos de violencia, como la trata de blancas, cruzan las fronteras nacionales.

 Las mujeres que experimentan violencia sufren de una variedad de problemas de salud y se disminuye su capacidad para participar en la vida pública.

Esta problemática afecta a familias y comunidades de todas las generaciones y latitudes. Esta violencia no se limita a una cultura, región o país específico, ni a grupos particulares de mujeres en la sociedad. Las raíces de la violencia contra la mujer yacen en la discriminación persistente contra las mujeres. Hasta el 70 por ciento de mujeres experimenta violencia en el transcurso su vida.

Así las cosas, me formulo la siguiente pregunta: ¿Por qué continúa la Violencia Contra la Mujer? La manera más común de violencia experimentada por mujeres a nivel mundial es la violencia física ocasionada por una pareja íntima, incluyendo mujeres golpeadas, obligadas a tener relaciones sexuales o abusadas de alguna otra manera.

Un estudio de la OMS en 11 países determinó que el porcentaje de mujeres que han sido sujetas a violencia sexual por una pareja íntima varía del 6 por ciento en Japón hasta el 59 por ciento en Etiopía. Diversas encuestas mundiales sugieren que la mitad de todas las mujeres que mueren de homicidio son asesinadas por su esposo o pareja actual o anterior.

• En Australia, Canadá, Israel, Sudáfrica y los Estados Unidos, entre el 40 y 70 por ciento de las mujeres víctimas de asesinato fueron matadas por sus parejas, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

• En Colombia, cada seis días se reporta una mujer asesinada por su pareja o pareja anterior. La violencia psicológica o emocional también es muy extensa. Se calcula que, a nivel mundial, una de cada cinco mujeres se convertirá en víctima de violación o intento de violación en el transcurso de su vida.

La práctica del matrimonio a temprana edad, una forma de violencia sexual, es común a nivel mundial, especialmente en África y Asia meridional. La violencia sexual durante conflictos es una grave atrocidad de la actualidad que afecta a millones de mujeres y niñas.

Con frecuencia es una estrategia deliberada que se emplea a gran escala por grupos armados para humillar a los oponentes, aterrorizar a las personas y destruir sociedades.

Mujeres de todas las edades, han sido sistemáticamente sometidas a violentos abusos sexuales en manos de fuerzas rebeldes o militares.

• En la República Democrática del Congo se reportan aproximadamente 1.100 violaciones al mes, con un promedio de 36 mujeres y niñas violadas cada día.

Se cree que más de 200.000 mujeres han sufrido de violencia sexual desde que inició el conflicto armado. En este orden de ideas, los costos de la violencia contra la mujer son sumamente altos, y comprenden los costos directos de los servicios para el tratamiento y apoyo a las mujeres maltratadas y sus hijos y para enjuiciar a los ofensores.

Los costos indirectos están relacionados con la pérdida de empleo y productividad y lo que representan en dolor y sufrimiento humano. Puedo decir qué, en términos generales, el problema de la violencia no sólo incluye a quienes la padecen y a quienes la ejercen, la estructura institucional desempeña un papel fundamental.

Creo que los generadores de la violencia contra la Mujer deberían recibir penas bien drásticas, de tal manera que los hombres se negaran rotundamente a ser violentos con el género femenino; y las autoridades judiciales aplicaran un peso con penas ejemplares, Recordando la Máxima: “Dura Lex, Sed Lex”.

Vale la pena mencionar qué, es necesario que Las niñas sean Instruidas desde casa, con el principio que deben HACERSE RESPETAR de los niños, recordando ésa gran frase: “Los Hombres Van Hasta Donde la Mujer Se Los Permite”.

Abdico éste escrito, a modo de ensayo, afirmado que para que minimice y/o finalice la violencia contra la mujer, se logrará cuando el ser humano, desde su etapa de niñez, haya sido educado, instruido, corregido hacia una cultura ciudadana capaz de vivir y convivir respetando la diversidad cultural, social, ideológica, y demás, es decir, desde el punto de vista filosófico, nos lleven al Principio de ALTERIDAD, Mediante el rol funcional tanto de la FAMILIA, ESCUELA e IGLESIA.