Por algunos minutos de fama rapero podría pagar cuatro años de cárcel, por cortarle el miembro a su amigo

Compartir

El rapero español Aarón Beltrán podría pagar cuatro años y seis meses de prisión luego de haber acordado con su compañero de apartamento, Andrew Breach, que le cortaría su miembro y subiría el video a YouTube.

De acuerdo con la narración de las autoridades españolas, el profesor británico Andrew Breach, acordó con el rapero que le cortara el pene con un cuchillo de cocina de 30 centímetros y subiera el video de la ‘mutilación’ a la plataforma de YouTube.

Según la narración, si Beltrán realizaba esta acción, su compañero de piso le pagaría un total de 200 euros, aunque, si el video era exitosos en términos de visitas, Breach le prometió que le entregaría otros 2.500 euros por hacer ‘viral’ su hazaña.

Las autoridades encontraron al británico deambulando por las calles de la ciudad de Zaragoza, ensangrentado sin rumbo y fue trasladado al Hospital Servet de Zaragoza donde los médicos lograron reimplantarle el pene.

Aunque en un principio la víctima de la agresión se negó a dar detalles, finalmente decidió hablar y le contó a las autoridades lo que había sucedido y que él estaba de acuerdo con la amputación.

A pesar de que el joven se recuperó satisfactoriamente, y que aseguró que se trató de una amputación consensuada, la fiscal del caso, Asunción Losada, afirmó que Beltrán tendría responsabilidad en la mutilación y que tendría que pagar por ello.

Además, a esto se suma que hay unos datos extra que han generado polémica y es que Breach ha dado varias versiones del hecho, contradiciendo sus testimonios.

En un principio, la víctima le dijo a las autoridades que Beltrán le había cortado el pene en mutuo acuerdo, aunque luego, en una declaración juramentada, le dio la mayor parte de la culpa al rapero.

Al poco tiempo después, las autoridades aseguran que Breach afirmó que había sido él mismo quien se cortó el pene. “Me corté el pene. No me encontraba bien. Además, de acuerdo con las declaraciones entregadas por el oficial de policía que auxilió al docente cuando deambulaba por las calles, Breach se había inscrito en un sitio web y estaba en la búsqueda de alguien que le amputara su pene y se filmara realizando el acto. Por el momento, el juicio continúa en el tribunal de Zaragoza y el rapero continúa declarándose inocente de los cargos que le imputan y por los cuales podría pagar cuatro años de cárcel.