Medidores de Co2 en el transporte público, en los colegios y en centros comerciales, claves para reducir contagio por COVID-19

Compartir

Estos elementos permiten medir, informar y alertar en tiempo real a los usuarios sobre la calidad de la ventilación de los espacios.

La toma de temperatura, la limpieza de zapatos, el uso de guantes, entre otras medidas resultan ineficaces para contener el virus.

Ambientes bien ventilados, que garanticen la renovación de aire, así como el uso de tapabocas, lavado de manos  y distanciamiento social,  son acciones contundentes contra el virus.

La implementación de medidores de CO  (Dióxido de Carbono) en  transporte masivo, colegios,  almacenes de cadena y centros comerciales, que permitan identificar la adecuada ventilación, serán claves para detener el contagio acelerado por Covid –19.

Para Camilo Prieto Valderrama, médico, director de la ONG Movimiento Ambientalista Colombiano y miembro del comité asesor Foro Nacional Ambiental, es necesario que en el país se implementen nuevas medidas que logren reducir el contagio del virus y se dejen de emplear aquellas que no funcionan, como  la toma de temperatura y la limpieza y desinfección del calzado.

“El Gobierno debe hacer un esfuerzo mayor para garantizar la adecuada ventilación de las aulas, si queremos que los niños retornen de manera segura a clase. Esto implica, aspectos de infraestructura y de tecnología como lo son los medidores de concentración de CO2” puntualizó.

En los sistemas de transporte masivo, como TransMilenio, MIO, Transcaribe y Metro, así como en colegios, centros comerciales o cadenas de grandes superficies, se requieren este tipo de elementos que midan, informen y alerten en tiempo real a los usuarios sobre la calidad de la ventilación.

Por ejemplo, en ciudades con clima cálido y templado como Cali, Cartagena, Medellín, Barranquilla, Bucaramanga, Ibagué, entre otras, son necesarios techos altos, espacios amplios y ventanas que permitan la recirculación adecuada del aire.

Otro desafío enfrentan las ciudades de clima frío, pues en territorios como Bogotá, Tunja, San Juan de Pasto, solo por nombrar algunas, los ciudadanos mantienen las ventanas cerradas con el fin de evitar el frío, dificultando la adecuada ventilación de los hogares y oficinas.

Sobre las mediciones que el Movimiento Ambientalista Colombiano ha realizado sobre la adecuada ventilación de las aulas, Prieto refiere: “En los  simulacros  que hemos realizado manteniendo un aforo del 30% de los salones, los  diseños y por las condiciones de viento de la Guajira son muy bien ventilados, los valores de CO2 oscilan entre 512 ppm y 552 ppm, es decir, valores que se consideran altamente seguros.”

Así mismo, para el director de la ONG Movimiento Ambientalista Colombiano, la evidencia demuestra que los niños no son importantes focos de transmisión del virus y que la posibilidad de que se contagien es baja, por lo que si hay ambientes seguros, bien ventilados, con buenos protocolos de bioseguridad y con instrumentos que permitan monitorizar la concentración de CO2.

Finalmente, para el caso del transporte aéreo, mediciones realizadas durante varios trayectos en vuelos nacionales, han evidenciado  que el recambio de aire en las cabinas no anula el riesgo de trasmisión. Por esto, se recomienda, si está pensando viajar en avión,  tener presente las siguientes recomendaciones durante el vuelo: evitar comer, evitar utilizar el baño, abstenerse de hablar y no retirarse el tapabocas durante el vuelo.