Proyecto Vida Silvestre avanza en la protección de la biodiversidad en áreas estratégicas del país

Compartir

Durante los últimos 5 años, el Proyecto ha hecho posible proteger 15 especies de
fauna y flora amenazadas y conservar reservas privadas en 56.752 hectáreas.
 La iniciativa responde al llamado mundial de promover soluciones basadas en la
naturaleza y la descarbonización y contribuye a la mejora de la calidad de vida de
comunidades cercanas.
Un balance positivo en la protección de la biodiversidad arroja el Proyecto Vida Silvestre
(PVS), iniciativa ambiental liderada por Ecopetrol y Wildlife Conservation Society (WCS), al
completar 5 años de implementación en el Piedemonte Andino Amazónico en Putumayo, la
Orinoquía y el Magdalena Medio.
En ese lapso, se han preservado en estas tres regiones 15 especies de fauna y flora
amenazadas, se han sembrado 76.364 plántulas y se han logrado acuerdos de
conservación y el establecimiento de reservas naturales de la sociedad civil en 56.752
hectáreas.
Entre las especies protegidas por cada región están:
 Magdalena Medio: el bagre rayado, el manatí del Caribe, al paujil de pico azul, el
marimonda del Magdalena y el árbol de carreto colorado.
 Orinoco: la tortuga charapa, el caimán llanero, la danta, la palma moriche y el árbol
de congrio.
 Piedemonte andino-amazónico de Putumayo: tinamúes, el tigrillo, el mono
churuco, pecaríes y el cedro rosado.
Todas estas especies tienen algo en común: la constante presión que reciben de parte de
los seres humanos, especialmente por actividades asociadas con la cacería, la tala de los
bosques, la pesca no regulada y, en general, la propia transformación de los ecosistemas.
Por esta razón, su protección contempla una atención integral con acciones de promoción
de modos de vida sostenible que incluyen iniciativas productivas para las familias
beneficiarias que están en las zonas de preservación, prácticas de productos sostenibles,
siembra de especies vegetales propias de las zonas, acuerdos de no cacería y construcción
de viveros.
Estas iniciativas se han fortalecido a través de la participación de comunidades,
asociaciones y organizaciones locales, lo cual se complementa con un riguroso programa
de monitoreo que permite evidenciar resultados y evaluar la efectividad de las implementaciones generadas en los ecosistemas.

“El Proyecto Vida Silvestre representa un valioso aporte a nuestros objetivos en materia de
sostenibilidad. Además, ratifica la importancia que le hemos dado a los temas sociales,
ambientales y de gobierno corporativo, pues responde a nuestro compromiso por liderar
proyectos en beneficio de la biodiversidad y la protección de los ecosistemas, apalancados
en el trabajo colectivo y la tecnología”, señaló Felipe Bayón, presidente de Ecopetrol.
Las acciones ejecutadas en el Proyecto Vida Silvestre responden a iniciativas
recomendadas por la Plataforma Intergubernamental Científico-normativa sobre Diversidad
Biológica y Servicios de los Ecosistemas (IPBES), organismo que certifica a nivel mundial
el estado de la biodiversidad y los servicios ecosistémicos.
“Estamos despertando y fortaleciendo las conexiones entre el ser humano y la naturaleza.
Este es un ejemplo concreto de cómo abordamos e integramos temas de conservación,
desarrollo, trabajo con comunidades, biodiversidad, cambio climático y salud humana, con
la agenda global”, explicó Cristian Samper, presidente y CEO de Wildlife Conservation
Society (WCS).
En esta iniciativa ambiental también participan las fundaciones Santo Domingo, Biodiversa
Colombia Orinoquia Biodiversa, Omacha, Palmarito-Casanare, Cabildo Verde Sabana de
Torres, Humedales, Proyecto Primates y Sambica; lo mismo que la Asociación Alas
Putumayo, el Centro para la Investigación en Sistemas Sostenibles de Producción
Agropecuaria (CIPAV), el Grupo de Amigos para la Investigación y Conservación de las
Aves (GAICA), el Comité de Ganaderos de Puerto Asís (COGANASIS), el Fondo Acción, la
Corporación Ambiental La Pedregoza y Yoluka ONG.
Bogotá,