¡Atención padres de familia! Como prevenir el consumo de sustancias alucinógenas en sus hijos

La psicóloga Yeimmy charry Trujilo, nos comparte el tema sobre la importancia de la prevención del consumo de drogas en los adolescentes.
El consumo de drogas en la adolescencia se está convirtiendo en un auténtico problema social de enorme relevancia, dado el gran aumento de los índices de consumo y las múltiples consecuencias que trae consigo, tanto a nivel sanitario, como económico y social. Por ese motivo consideramos la prevención como algo imprescindible y, dentro de ella, la transmisión de información correcta, es decir, la que se obtiene en medios fiables y con acreditación para hablar del tema, resulta uno de los pilares importantes para evitar que nuestros jóvenes se introduzcan en el mundo de las drogas.
Es fundamental que esta información sea ofrecida desde edades tempranas,desde primaria, y que los contenidos y el lenguaje se vayan adaptando a medida que los niños y adolescentes crecen.
También resulta imprescindible que esta información sea ofrecida desde todos los ámbitos posibles que estén en contacto con el menor, ya sea en el colegio, la familia,centros de recreación, medios de comunicación.
Tengamos en cuenta que las fuentesde información deben ser los profesionales, para que los contenidos sean siempre confiables.El consumo de drogas se previene estando bien informados y preparados para afrontar cualquier tipo de situación que surja.
Es importante tener en cuenta las conductas que nos dan una señal de alerta que indica que algo está pasando.
A continuación doy a conocer algunos de los factores de riesgo a los cuales debemos prestar una especial atención.
Adolescentes que beben alcohol en forma seguida, a veces en forma solitaria.
Adolescentes cuyo modo de pensar, actuar o vestir parece extraño aun dentro de su grupo que pertenece.
Alteraciones del sueño de corta duración.
Adolescentes que muestran desinterés por lo que ocurre en su ambiente, a su alrededor.
Adolescentes que muestran un rendimiento intelectual llamativamente menor.
Adolescentes que dejan de practicar deportes, cuando antes lo hacían en forma regular.
Adolescentes que abandonan su grupo de amigos de siempre por amigos nuevos, Estos amigos, en general, no pertenecen al entorno en el cual se solía mover el adolescente y, a veces, son mayores que ellos.
Modelos familiares que no sirven de ejemplo. No pueden pretender que sus hijos no tengan conductas adictivas cuando, en el seno de la familia, los padres se alcoholizan o consumen drogas.
Límites poco claros. Los límites son necesarios dentro de la dinámica de las familias, decir que “no” ayuda a crecer porque nos otorga seguridad sobre lo que se puede y no se puede hacer, y esto ordena la vida de toda la familia. La firmeza y la seguridad a la hora de establecer límites son muy importantes desde la niñez, y más aún ser coherentes con esto en la adolescencia. Los límites le permiten al adolescente saber cuál es el margen en el que puede moverse, desarrollarse y auto controlarse, y esto le genera tranquilidad, orden, seguridad y confianza. No confundamos límites con autoritarismo. No hay que tener miedo a los límites.
Ya que hablamos de los factores de riesgo en la adolescencia, es importante mencionar también aquellos factores que protegen, que actúan como un escudo frente a cualquier fuente de peligro en esta etapa.
A continuación doy a conocer los factores que nos permiten defendernos de alguna manera ante las drogas:
Modelos familiares positivos. En relación con esto, es muy importante que desde la familia se muestre y se haga lo mismo que se le pide al adolescente. Si los modelos que se ven en la familia son favorecedores de la salud, el trabajo, el deporte, el estudio, es más difícil que se presenten conductas adictivas.
Proyectos de vida. Ayudar y fomentar la construcción de proyectos que integren su vida actual y futura.
Prevención desde la familia, el colegio y la sociedad. Incentivar al adolescente para que comprenda la necesidad del conocimiento y la importancia de estar bien informado. Apoyarlo en sus dificultades de comprensión y asimilación. Todo esto debe darse dentro de un marco de respeto mutuo.
Hablar con sus hijos sobre sus problemas, ayudarlos a encontrar maneras sanas de resolverlos, darles recursos para hacerlo. hablar sobre las drogas y sus consecuencias. Que sepan decir“no” a las drogas con conocimiento de los daños que el consumo provoca. Que tengan claro que el consumo de drogas es una práctica con consecuencias y que estas son siempre perjudiciales para el individuo, su salud y sus relaciones. No existen drogas “buenas”: todas las sustancias afectan de diferente manera nuestra vida y nuestro cuerpo, y tienen consecuencias muchas veces irreversibles.
Ayudar a mantener activos los intereses por el mundo que lo rodea, fomentar actividades deportivas, artísticas, etc., en forma sistemática.
Ayudar a mantener las relaciones con su grupo de amigos.
Ayudar a mantener los intereses del adolescente acordes a su edad y a su grupo.
Ayudar a mantener el rendimiento escolar. Estar pendientes de sus temas escolaresy las dificultades que se presentan. Tener una comunicación fluida con los adoslescentes.
Ayudar a fortalecer la autoestima. En este punto, es importante detenernos y entender qué es la autoestima y por qué es tan importante en esta etapa.
Buscar juntos información sobre las drogas cuando no conocemos el tema.
Recuerda Yeimmy Charry, tu amiga y psicologa.