Las rabietas ¿Cómo ayudar a sus hijos?

Compartir

El día de hoy la psicóloga Yeimmy Charry nos comparte unos consejos sobre cómo ayudar a sus hijos a manejar las rabietas, son la expresión misma del fracaso y la ira que produce no tener en ese momento algo que se quiere. Las rabietas resultan un buen ejemplo de respuesta en los niños y están muy relacionadas con el control de sus emociones. También lo están con el de los padres,

El elemento común en las rabietas como su propio nombre indica, es la expresión de rabia que suele manifestarse con lloro intenso, pataleo en el suelo  y sensación de no poder parar.

A partir de los dos años podemos verlas con mayor o menor frecuencia en cualquier momento. Bien manejadas, como es lógico, acaban por desaparecer. Pero, en algunos casos, podemos ver niños de ocho o nueve años que aún las presentan, como, por ejemplo, cuando se bloquean en las tareas escolares, en el cumplimiento de ciertas normas, o cuando les llevan la contraria. Por eso es importante tener en cuenta lo siguiente.

Lo que no conviene hacer

  • No es adecuado castigarles, pues equivaldría a algo parecido a no dejarles que expresen cómo se sienten. El que lloren y se pongan al borde de la histeria, aunque nos parezca desproporcionado y lo sea, representa cómo se sienten en ese momento.
  • No es adecuado permitirles conseguir aquello que pretenden, pues les estaríamos enseñando que una respuesta de este tipo es válida y les ayudaría a lograr cualquier cosa. Si alguna o algunas veces en el pasado han obtenido algo a través de las rabietas, aumentarán éstas como cualquier cosa que aprendan que les resulta útil. Si se encaprichan por algo y con una rabieta lo consiguen, garantizamos que aparezcan en un futuro.
  • No es tampoco facilitador ayudarles a tranquilizarse calmándolos, tratando de que escuchen o de que entiendan o prestando atención al estado que presentan, pues podríamos incurrir en que nos utilicen para tranquilizarsen, cuando lo que

Pretendemos, en todo caso, es que sean ellos mismos los que vayan aprendiendo hacerlo de manera autónoma.

Lo que si conviene hacer

  • Permitir que él solo manifieste la rabieta sin interferir en sus emociones para que no consiga de nosotros nada de atención, así no corremos el riesgo de permitirle que logre aquello que desea. Si le queremos dar algo, al menos hagámoslo siempre que lo pida bien, de esta manera reforzaremos una conducta adecuada y le enseñaremos a usarla en un futuro cuando pretenda conseguir algo.
  • Intentar que el niño perciba que seguimos con nuestras ocupaciones casi sin alterarnos y que  note que su rabieta no nos interesa , es decir, hay que ignorar por completo al niño en esas circunstancias para que

Compruebe que puede llorar y enfadarse todo lo que quiera, pero que no le vamos a hacer ningún caso. Es importante que no le sirva para nada más que para aprender a controlarse a sí mismo. Hablar con las demás personas para que también actúen de la misma forma y no le hagan caso ante este tipo de conductas.

   Este comportamiento en un niño tiene alguna intención de captar nuestra atención, por pequeña que sea,. Por eso, ese comportamiento tendrá tendencia a mantenerse, pues al niño le está sirviendo y funcionando en alguna medida. Uno de los cometidos de las rabietas tiene que ver con querer conseguir algo, como mínimo captar nuestra atención sobre alguna necesidad que manifiesta el niño, por eso es importante mantenerse al margen. La técnica de extinción consiste precisamente en no responder de ninguna manera a las rabietas, no mirándolo, no regañándolo, no calmándolo, no haciendo nada que al niño le pueda hacer sentir que su comportamiento le proporciona otra cosa que no sea frustración de la que tiene que aprender él solo. Recuerda soy Yeimmy charry tu amiga y psicóloga.