Desminado sigue sus labores en el Departamento

Compartir

Fue entregado un poligonal libre de minas, siembra de diferentes plántulas, educación riesgo de minas, construcción y entrega de vivienda a una señora de la tercera edad en la vereda buenos aires del Carmen del municipio de Palermo huila.

Soldados desminadores del Batallón de Ingenieros de Desminado Humanitario N°5, llegaron hasta la vereda de Buenos Aires del Carmen del municipio de Palermo en el Departamento del Huila, acatando el llamado de la población civil sobre la posible presencia de minas antipersonal en la finca el recuerdo.

Estando en el sitio, el dueño de la finca nos informa que desde el año 2008 tuvo que abandonar su finca por temor ya que para el mes de marzo del mismo año a 520 metros de su morada una fuerte explosión acabo con la vida de dos menores de edad.

De acuerdo a informaciones suministradas por pobladores cercanos a la finca le informan al dueño que tuviera cuidado y que no se fuera a acercarse a sus predios ya que posiblemente le habían instalado artefactos explosivos en sitios el cual no se imaginaria.

Con un dolor en el alma y gran tristeza por abandonar sus tierras decidió emprender viaje junto a su familia para una vereda cercana…

12 años después de haber dejado sus tierras abandonadas viviendo en arriendo, vio llegar a los soldados desminadores vestidos en traje de color caqui, quienes al momento de identificarse y dar a conocer la misionalidad con la cual venían y demostrando total confianza, decidió acercarse a ellos comentándole lo sucedido. Para lo cual los soldados desminadores realizaron la investigación en el terreno en compañía del dueño de la finca quien los lleva hasta una zona segura por el cual él se desplaza.

Con todas las medidas de seguridad los soldados desminadores dan inicio a los trabajos con técnicas de desminado manual, quienes durante 20 semanas de trabajo recorrieron centímetro a centímetro, metro a metro, buscando ese enemigo silencioso pero mortal como son las minas antipersonal, logrando el despeje de más de diez mil metros cuadrados libres de sospecha de contaminación por artefactos explosivos.

Es de recalcar que durante el tiempo que estuvieron los soldados desminadores en la vereda Buenos Aires del Carmen hicieron diferentes actividades como la siembra de 150 guaduas sobre la quebrada El Manzano, principal fuente de agua que los habitantes usan para el consumo y riego de sus cultivos.
Con estas actividades de reforestación se ayuda a recuperar zonas verdes, mitigar los impactos ambientales y aportar de gran manera a la conservación del medio ambiente.

Así mismo al momento de la entrega de la poligonal libre de cualquier sospecha, soldados desminadores en compañía del dueño de la finca, presidente de junta, representantes de la alcaldía y residentes de la vereda hicieron un recorrido por el predio en el cual realizaron la siembra de 10 árboles recordando que sembrar un árbol es sinónimo de sembrar vida por todos los beneficios que brinda a la humanidad y a la naturaleza, pues además de ofrecer sombra, purifica el aire, regala sus frutos, madera, medicina, absorbe el dióxido de carbono, pero también protege al suelo de la erosión.
Una vez concluida la entrega de la poligonal integrantes de esta unidad táctica educaron en riesgo de minas al personal asistente en temas como cuido a los demás, haciendo énfasis que se debe hablar frecuentemente con la familia, amigos y comunidad en general sobre el riesgo que representan los artefactos explosivos, las zonas probables de riesgo y pistas que indican peligro, los comportamientos seguros que debes seguir practicándolos en todo momento, me informo sobre los caminos y lugares seguros en situaciones de desplazamiento, confinamiento o retorno, así mismo identifico y comparto información sobre los lugares seguros que los niños, niñas y adolescentes pueden frecuentar.

Por otro lado, durante el recorrido que hacían los desminadores desde el área administrativa hasta el área de trabajo se encontraba doña Florinda Solano, una mujer de 84 años quien vive sola en una humilde casa de tablas la cual se encuentra en un estado de deterioro muy avanzado.

con pica, pala y mucho esfuerzo, soldados desminadores durante 10 semanas aproximadamente se dieron a la tarea de restaurar esta vivienda la cual se estaba cayendo día a día volviéndose inhabitable.

Pasaron más de 30 años para que doña Florinda tuviera una vivienda digna donde llegar a descansar después de labrar ella misma la tierra en la cual cultiva su propio café.

Con estas actividades los soldados desminadores reafirman su lema Nuestra misión es Salvar Vidas.