Grandes mamíferos de fauna silvestre son registrados en el sur del Huila

Compartir

En los videos, se destaca el registro de una danta de montaña hembra con su cría, en excelente estado de conservación.

Nuevos registros de especies de grandes mamíferos como el Oso Andino, la Danta de Montaña y el Puma fueron obtenidos recientemente en el Huila, mediante la técnica de fototrampeo comunitario.

Los registros se obtuvieron en las montañas del Parque Natural Regional Corredor Biológico Guacharos Puracé, área protegida que se encuentra ubicada al sur del Huila, en los municipios de San Agustín, Acevedo, Palestina y Pitalito.

En los videos, se destaca el registro de una danta de montaña hembra con su cría, en excelente estado de conservación que deambulan tranquilamente por las amplias zonas de bosque que caracteriza esta área protegida. Este es un reporte de gran importancia debido al alto nivel de amenaza en la que se encuentra esta especie a nivel mundial.

En este caso, los registros fueron logrados por el Grupo de Monitoreo Comunitario Huellas del Macizo, en zona rural del Municipio de San Agustín.

Así mismo, en otros registros se observan diferentes individuos de la especie Oso de Anteojos y Puma, que se han obtenidos gracias al trabajo que realizan los grupos de monitoreo como Respira Macizo y Serankwa de la mano con la Corporación Autónoma Regional del Alto Magdalena-CAM.

“Es importante destacar la labor de la comunidad en la conservación y recuperación de poblaciones de especies amenazadas en el Departamento del Huila, quienes de manera voluntaria han consolidado grupos de monitoreo comunitario que, de manera articulada con la CAM, se encargan de la instalación de cámaras trampa, recolección de información, y educación ambiental”, destacó Camilo Augusto Agudelo Perdomo, Director de la CAM.

Actualmente el Huila cuenta con un total de 16 grupos comunitarios, integrados por 240 personas que realizan actividades de seguimiento y conservación de las especies de fauna y flora silvestre.

Katherine Arenas Bióloga de la CAM informó que, “gracias a la articulación comunitaria, hemos logrado recuperar, en gran medida, la población de Tapires que habita esta zona, lo que se evidencia en una dinámica poblacional activa que implica el aumento en la tasa de natalidad, la distribución de edades y proporción de sexos, lo cual se ha identificado mediante fototrampeo y permite proyectar un aumento en la curva de sobrevivencia de la especie en esta área protegida”.

Estos grupos de monitoreo adelantan labores de seguimiento y conservación de uno de los más grandes núcleos poblacionales de Oso de Anteojos, quienes también han reportado presencia de crías de esta importante especie amenazada.

“En el Corredor Biológico Guacharos Puracé hemos desarrollado constantemente estrategias de educación ambiental y conservación de la biodiversidad, dirigidas a las comunidades que cohabitan con las especies amenazadas y que propenden por su protección; estos registros dan muestra de la recuperación de la especie en esta zona pero también de la efectividad de las acciones de conservación que se han adelantado por más de una década en esta área protegida”, destacó Bertha Rojas, profesional de la CAM encargada del área protegida.