Así digan lo contrario, los Carteles de droga serán terroristas para EE.UU.

Compartir

Desde inicios de noviembre se rumoraba la medida, después de que una comunidad de descendientes estadounidenses que reside en Chihuahua pidió al gobierno norteamericano declarar a los narcotraficantes como terroristas, tras el asesinato de una familia (ver Paréntesis). Pero solo hasta esta semana el mandatario Donald Trump confirmó la decisión.

Según la Casa Blanca, más allá de la petición que recibieron a comienzos de noviembre, ajustan tres meses estudiando darles ese rango que es, prácticamente, un hecho.

Estos son casos que ocurren en Medio Oriente, región protagonizada por guerras internas e intervenciones de potencias extranjeras. No obstante, hay un ejemplo cercano: en Colombia, las FARC hacen parte de esa lista desde 1997 y –a pesar de que se firmó el Acuerdo de Paz y algunos de sus máximos comandantes como Rodrigo Londoño entraron a la legalidad– este sigue estando en esa lista. A renglón seguido, el ELN también está en ese catálogo.

El profesor de relaciones internacionales de la Universidad Externado, Rafael Piñeros, explica que en el país esa determinación tuvo “profundas implicaciones” porque los recursos que estaban destinados al Plan Colombia se utilizaron para combatir directamente a esos grupos al margen de la ley.

sin determinar cómo los contrarrestaría. “No voy a decir lo que voy a hacer”, respondió Trump.

El gobierno mexicano, por ahora, se niega a que Washington participe en su conflicto con los carteles, que llegó a un punto histórico el pasado 30 de octubre, cuando las autoridades capturaron Ovidio Guzmán, hijo del narcotraficante Joaquín Guzmán Loera –el “Chapo”– y tuvieron que liberarlo horas después por una crisis que se desató en Culiacán, estado Sinaloa: los delincuentes al servicio de los Guzmán acordonaron la ciudad con hombres armados y tomaron a civiles de rehenes.

La respuesta de López Obrador a la nueva política de Trump es “cooperación sí, intervencionismo no”. Su canciller, Marcelo Ebrard, recordó que el “respeto mutuo es la base de la cooperación” e instó a la diplomacia “de unidad nacional para defender la soberanía y las decisiones propias”.

Deja una respuesta