[AUDIO] SALUD MENTAL, este año el tema es “Salud Mental en el Trabajo.”

Compartir

La Organización Mundial de la Salud (OMS) en colaboración con la Federación Mundial para la Salud Mental observa el Día Mundial de la Salud Mental el 10 de octubre de cada año.

Sus objetivos son crear conciencia sobre la salud mental globalmente y movilizar esfuerzas de apoyo a la salud mental. Este año el tema es “Salud Mental en el Trabajo.”

¿Cómo detectar la Depresión en el ambiente laboral?

COMO SE SIENTE LA DEPRESIÓN       COMO LO VEN LOS COMPAÑEROS
Profundos sentimientos de tristeza Se aísla del equipo
Perdida de interés en el trabajo o actividades sociales Apatía, indiferencia
Concentración reducida Olvidar las tareas o fechas límites
Olvido y dificultad para recordar cosas Parece distraído
Dificultad para hacer decisiones Procrastinación, indecisión, productividad lenta
Dificultad para dormir o dormir demasiado Llegar tarde al trabajo, fatiga en las tardes, mayor tendencia a accidentes
Sentimientos de inutilidad y culpabilidad inapropiada Falta de confianza en sí mismo, inseguridad en sus habilidades
Perdida de energía o mucha fatiga Motivación baja
Irritabilidad, enojo, o tendencia a llanto Reacciones inapropiadas, relaciones tensas
Cambios de peso o apetito Cambios de apariencia

Es importante que tanto los empleadores como los trabajadores y las ARL identifiquen los principales factores de riesgo en el entorno laboral que provocan la presencia de problemas y trastornos mentales.

  • Cargas de trabajo excesivas.
  • Exigencias contradictorias y falta de claridad de las funciones que se deben desempeñar en un puesto o cargo determinado.
  • Falta de participación en la toma de decisiones que afectan al trabajador y en la forma en que se lleva a cabo el trabajo.
  • Inseguridad o incertidumbre sobre el futuro laboral.
  • Comunicación ineficaz, poco asertiva y falta de apoyo por parte de directivos o los compañeros, lo cual genera conflictos que no se resuelven de manera satisfactoria.
  • Acoso psicológico y sexual.
  • Exposición a otras violencias como intimidación y críticas que pueden generar frustración y sentimientos de temor, rabia y minusvalía.
  • Condiciones laborales inadecuadas, tales como oficinas con espacio físico reducido y ambiente congestionado, escasez de luz natural y mala ventilación contribuyen en la aparición de estrés y tensión.
  • Los trabajos repetitivos o rutinarios y la falta de oportunidades para utilizar los propios conocimientos, habilidades y destrezas del trabajador generan frustración y desmotivación y afectan la autoestima.