la primera batería de dióxido de carbono que realmente funciona

Compartir

Los responsables de este importante avance son un equipo de investigadores de la Universidad de Illinois en Chicago (UIC). El problema técnico que los investigadores han superado se trata de la tendencia de estas baterías a fallar rápidamente debido a la acumulación de carbono en el catalizador durante la carga, lo que ha arruinado proyectos anteriores de esta índole hasta la fecha.

Para evitar este problema los creadores de la batería introdujeron nuevos materiales para reforzar la capacidad de reciclaje de los mismos. Por ejemplo, integraron nanoflacas de disulfuro de molibdeno en el catalizador del cátodo, y usaron un nuevo tipo de electrolito híbrido hecho de líquido iónico y dimetilsulfóxido.

Gracias a dicha combinación la batería produce un compuesto de múltiples componentes en vez de productos individuales, propiciando que el carbono se incorpore naturalmente al proceso de reciclaje en lugar de acumularse de manera problemática en el catalizador de la batería por sí solo.