Bolsa de agua caliente le ayudara a buscar el origen del dolor

Compartir

Si sospechas que un dolor que tienes es muscular, puedes comprobarlo colocando una bolsa de agua caliente en el área y viendo si se alivia o pasa, porque el calor tiene el efecto de relajar los músculos.

Ante un dolor de cuello, por ejemplo, el alivio que brinda la bolsa de agua caliente puede ayudar a diferenciar entre el tortícolis (de origen muscular) y algo más grave, como una hernia.

Esto funciona más con dolores superficiales: el dolor agudo, como el de un infarto o apendicitis, requiere de una intervención más urgente. También señala que hay otros tipos de dolor no muscular que también pueden aliviarse con una bolsa de agua caliente, como los calambres.

Es una prueba más válida cuando partes del principio de que es un dolor muscular, que generalmente empeora cuando mueves esa parte del cuerpo, o está dura y tensa.