Todo aquel inmigrante deberá pagar por su salud, de lo contrario no entrarán a EE.UU.

Compartir

Se trata de la última medida que promueve Trump dentro de su estrategia para reducir tanto la inmigración irregular como la legal.

La medida debe entrar en vigor a partir del próximo 3 de noviembre.

“Los inmigrantes que ingresan a este país no deberían ser una carga para nuestro sistema de salud y en consecuencia, para los contribuyentes estadounidenses”, concluyó.

Para probar su tesis, el presidente, defendió que “los datos muestran que los inmigrantes legales tienen una probabilidad tres veces mayor que los ciudadanos de Estados Unidos de carecer de seguro médico”.

Bajo esta nueva normativa, un inmigrante legal será definido como “carga pública” si recibe “uno o más beneficios públicos designados” durante más de 12 meses en un período de 36 meses.

 “Si bien nuestro sistema de atención médica enfrenta los desafíos causados por la atención médica no pagada, el Gobierno de EE.UU. está agravando el problema al admitir a miles de extranjeros que no han demostrado capacidad alguna para costear sus gastos médicos”, afirmó Trump en la proclamación.

Además de las variadas estrategias para reducir la inmigración irregular en la frontera con México, el Gobierno de Trump también está poniendo el foco en reducir la migración legal.

Estos beneficios públicos incluyen asistencia alimentaria, ayuda a la vivienda o programas que subsidian el elevado costo de los medicamentos.

Fuente: Minuto 30. com