Según estudio las carnes rojas no son perjudiciales para la salud

Compartir

Los estudios científicos que recomiendan comer menos carne roja o procesada se acumulan. Todos coinciden es que resulta beneficioso para la salud una ingesta reducida de las carnes.

La Organización Mundial de la Salud la calificó el consumo de carnes rojas como un alimento “potencialmente carcinógeno”, lo que generó una polémica mundial que acusó al organismo de emitir falsas alarmas y causar desinformación con la correlación entre cáncer colorrectal y consumo de carne que era equivalente a la del cáncer de pulmón y el consumo de tabaco.

Ahora, un estudio controvertido vuelve a poner en el tapete la polémica sobre el consumo de carne.

Las controvertidas conclusiones a las que ha llegado este nuevo estudio son:

  1. Que no hay suficientes pruebas de la relación causa-efecto entre el consumo de estos alimentos y el aumento de la mortalidad. Llegan a tacharla de “estadísticamente irrelevante”.
  • Que, aunque dicha relación se probase, la reducción del consumo de carne no tiene un impacto relevante en nuestra salud.
  • Que no resulta riguroso establecer restricciones dietéticas teniendo en cuenta lo anterior.

El panel de expertos sugiere que los adultos continúen el consumo actual de carne roja sin procesar. Del mismo modo, sugiere que los adultos continúen el consumo actual de carne procesada.

Para nuestra revisión de ensayos aleatorios sobre daños y beneficios (12 ensayos únicos que reclutaron a 54. 000 participantes), encontramos evidencia de certeza baja a muy baja de que las dietas bajas en carnes rojas sin procesar pueden tener poco o ningún efecto sobre el riesgo de resultados cardiometabólicos importantes y mortalidad e incidencia de cáncer”, indicó la investigación.