“Los profesionales deberían estar al servicio de las personas y no al servicio de las Instituciones”.

Compartir
Filósofa Adela Cortina.

Esta fue la afirmación de la filósofa y catedrática española Adela Cortina, quien plantea además que los profesionales se han dejado absorber por el progreso técnico y han dejado de lado el fin de sus profesiones.

En entrevista con UN Periódico Digital, la ganadora del Premio Nacional de Ensayo 2014, doctora honoris causa por nueve universidades, entre ellas el concedido recientemente por la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), reflexionó sobre la importancia de recuperar los valores, pues explica que en este vacío es donde fenómenos como la corrupción encuentran lugar.
 

Así mismo la filósofa explicó el papel fundamental que tienen las universidades en la formación de profesionales al servicio de la sociedad y no de las instituciones.
 

UN Periódico (UNP): ¿para qué sirve la ética?
 

Adela Cortina (AC): la ética se ocupa fundamentalmente de dos valores claves: la justicia y la felicidad. Todos los seres humanos tienden a buscar la felicidad, y es curioso que desde los tiempos de Adán y Eva no haya manera de que la consigamos; algunas personas sí la consiguen otras no, pero siempre es la asignatura pendiente.
 

Entonces la ética tiene que ver con el intento de descubrir cuáles pueden ser los caminos más adecuados para lograr la felicidad, pero esto también está muy estrechamente ligado con el valor de la justicia, y en ocasiones la felicidad y la justicia entran en conflicto cuando alguien entiende la felicidad como bienestar o estar bien. Las cuestiones de justicia resultan difíciles de asumir, y por eso entiendo yo que una felicidad sin tener en cuenta la justicia no es felicidad humana, porque debe tener en cuenta las exigencias que plantean otros. Por eso me parece que la ética es fundamental para todos los aspectos de la vida social.
 

UNP: ¿por qué pareciera que debemos recordar el concepto de ética?
 

AC: debemos recordarlo porque, por una parte, no acabamos de darnos cuenta de que la felicidad no es algo que se consigue a corto plazo, sino a mediano y largo plazo. Cuando alguien quiere ser feliz en su vida es muy equivocado buscar compensaciones inmediatas, siempre hay que aplazar un tanto la gratificación, pues quien busca una satisfacción inmediata en un momento determinado, pues maravilloso, pero a largo plazo tiene consecuencias, y en la mayoría de los casos negativas. Este es un mensaje, por ejemplo, para quienes quieren entrar en el mundo de las drogas, se puede drogar en el momento determinado y tener un placer maravilloso, pero después las consecuencias son peores para él y los demás.
 

Entonces la felicidad no es tan fácil de conquistar; para la felicidad hay que saber plantearse metas y trayectos vitales en el mediano y en el largo plazo. Además hay que plantearlos con otros los seres humanos que nos acompañan, puesto que nuestra felicidad también depende de otros, no solo del esfuerzo que cada uno haga, sino del regalo, del don, de lo que recibimos de otras personas, y en ocasiones nos encontramos con personas que valen la pena y como estamos en nuestro mundo pequeño ,no somos capaces de apreciarlo ni de aprovechar el haber conocido gente maravillosa.
 

En los temas de la justicia es mucho más complicado, porque a veces para ser justos se deben tomar decisiones heroicas en una sociedad –por ejemplo– en la que todo el mundo se corrompe.
 

UNP: ¿la ética es subjetiva?
​​​​​​​

AC: la ética es intersubjetiva, es decir que la hacemos los seres humanos entre nosotros, […] pues hemos creado nuestras normas éticas entre nosotros, ya tenemos unas reglas y hemos ido descubriendo conjuntamente que, por ejemplo, los hombres y las mujeres son iguales, que todas las etnias son iguales, lo que resulta un descubrimiento intersubjetivamente.

Fuente UnPeriódico Digital, de la Universidad Nacional de Colombia.