Comer comida real o “Real fooding” se debe poner de moda

Compartir

Es muy fácil dejarse engañar por el marketing de muchos productos que se venden como saludables, pero que cuando nos vamos a la lista de ingredientes descubrimos que no son tan buenos como los pintan.

Por regla general, mientras más real sea la comida, mejor. Por ejemplo: una mazorca, en su estado natural, que también podemos consumir en forma de crispetas y sigue siendo un buen procesado. Pero ¿cuándo deja de ser saludable? Cuando le añaden endulzantes, en ese momento, se convierte en un ultra procesado.

Comer comida real o “Real fooding” más allá de ser un movimiento de moda (como muchos piensan) es un estilo de vida para toda la familia, es volver a lo natural, a lo que consumían nuestros antepasados, cuando no existían tantos productos con listas interminables de ingredientes y aditivos, que muchas veces son dañinos para nuestra salud.

La Organización Mundial de la Salud recomienda limitar al 5% del total de nuestro consumo energético, la ingesta de azúcares añadidos, La alimentación de toda la familia debe ser lo más sana, lo más real y lo más saludable posible.

 Coma bien. Coma comida sana. Comida real.