Examen de ecografía transrectal de próstata más biopsia

Compartir

La ecografía transrectal se usa para verificar si hay anomalías en el recto y las estructuras cercanas, incluso la próstata.

Este es un procedimiento en el que se introduce en el recto una sonda que emite ondas sonoras de alta energía. Las ondas sonoras rebotan en los tejidos u órganos internos y producen ecos. Los ecos forman una imagen del tejido del cuerpo que se llama ecografía.

¿En que consiste la prueba?

Con la persona acostada de lado y las piernas flexionadas se pone una funda al aparato emisor de ultrasonidos (transductor) y se introduce en el recto sin ser muy profunda la penetración, ya que la próstata esta muy cercana al exterior. Se toman imágenes en diferentes ángulos, y se toman las medidas para calcular el peso de la próstata y otros posibles hallazgos morfológicos.

Si aparecen imágenes sospechosas se pueden hacer en la misma exploración la toma de una biopsia mediante una aguja. Al estar viendo la imagen de la próstata en directo se puede dirigir muy bien la misma y tomar la biopsia de la zona más adecuada. El estudio puede durar unos 10 minutos. No se produce daño, solo un poco al tomar la biopsia y el paciente puede salir por su propio pie e irse a casa sin problema.