[AUDIO] Este cohete sería capaz de viajar de Madrid a Barcelona en menos de cuatro minutos

Compartir

De momento, los vehículos se están probando con la intención de analizar la resistencia de los materiales a esas velocidades. Alcanzar una velocidad Mach 8.6 puede ser sinónimo de correr grandes riesgos. Al fin y al cabo, se llegó a los 1,6 kilómetros por segundo, algo casi imperceptible al ojo.

Este vehículo volará de nuevo en los próximos meses con distintos materiales para estudiar los efectos que provoca y con la intención de que acabe por ser prácticamente invisible para los humanos.

Es probable que los usos que se le den a este cohete sean armamentísticos o de espionaje, pero al final todo avance acaba siendo aprovechado por distintos sectores y en el caso de que haya resultados positivos, se trasladarán a usos más comerciales.