Bebidas endulzadas con azúcar o sustitutos está relacionado con un aumento en el riesgo de morir por todo tipo de enfermedades excepto cáncer.

Compartir

Una rigurosa investigación volvió a asociar el consumo de estos productos con riesgo de muerte.

No son pocas las investigaciones que han encontrado asociaciones entre el consumo frecuente de bebidas azucaradas con el desarrollo de males y el aumento de riesgo de muerte temprana.

Un estudio publicado recientemente en la revista ‘Internal Medicine’ de la Asociación Médica Estadounidense (JAMA, por sus siglas en inglés) vuelve a alertar sobre las implicaciones de bebidas azucaradas.

la investigación halló que el mayor consumo de bebidas endulzadas con azúcar o sustitutos está relacionado con un aumento en el riesgo de morir por todo tipo de enfermedades, excepto cáncer.

Los refrescos endulzados con azúcar se relacionaron directamente con un aumento de muerte por enfermedades digestivas, y los refrescos endulzados artificialmente con muertes por males circulatorios.

El estudio encontró un riesgo más alto de muerte por enfermedades vasculares vinculado con el consumo de dos o más vasos diarios de sodas y gaseosas endulzadas artificialmente, y un riesgo más alto de muertes por enfermedades digestivas vinculadas con la ingestión de uno más vasos por día de bebidas gaseosas o endulzadas.

Los investigadores señalaron que no se halló una relación entre el consumo de bebidas gaseosas y la tasa general de muertes por cáncer.

Las muertes

El mecanismo que encontraron fue claro: “El consumo frecuente de bebidas gaseosas azucaradas incrementa la ingesta de calorías que no consume el cuerpo lo cual produce aumento de peso y obesidad”.

En la investigación hacen claridad que las compañías productoras de estas bebidas en años recientes han modificado las sodas reemplazando el azúcar con edulcorantes con bajo contenido de calorías, o sin ellas, un cambio impulsado por la mayor conciencia de los consumidores acerca del impacto sobre la salud, así como por herramientas fiscales tales como los impuestos.

“Las bebidas gaseosas endulzadas artificialmente tienen pocas calorías o ninguna, pero sus implicaciones fisiológicas y para la salud son, en gran medida, desconocidas”, apuntó el estudio.

Deja una respuesta