Tenga una buena higiene bucal y evite enfermedades

Compartir

La placa bacteriana es una de las causas más comunes de la enfermedad de las encías. Las bacterias utilizan los azúcares de la comida para producir ácidos capaces de irritar tus encías y disolver el esmalte dental, lo que puede generar caries. Las toxinas que liberan también pueden inflamar y dañar el tejido gingival circundante, lo que hace que tu cuerpo envíe más sangre a la zona afectada. Esto provoca, a su vez, que te sangren las encías cuando te cepillas los dientes.

Si no se elimina mediante el cepillado diario o el uso del hilo dental, la placa puede llegar a endurecerse y convertirse en sarro. Es una sustancia dura que se acumula en las encías y se adhiere a los dientes, lo que hace más difícil mantenerlos limpios.

A su vez, la presencia de bacterias puede causar que tus encías empiecen a separarse de los dientes y dejar un espacio o “bolsa” en el que se puede llegar a acumular todavía más placa. Con el tiempo, esas bolsas se hacen cada vez más profundas y debilitan los huesos y los tejidos que sostienen y protegen tus dientes.

Aparte del cepillado regular, existen otros pasos simples que puedes realizar en tu rutina oral para limitar la cantidad de placa bacteriana que se acumula en tus dientes y encías y que puede poner freno al avance de la enfermedad gingival.

  • Usa el hilo dental o los cepillos interdentales para eliminar la placa de las zonas de difícil acceso como, por ejemplo, entre los dientes.
  • Utiliza un cepillo de dientes manual o eléctrico con un cabezal pequeño y cerdas suaves y redondeadas y no te olvides cepillarte la línea de unión entre las encías y los dientes.
  • Utiliza un enjuague bucal que aporte una protección diaria a las encías.

Es importante que un dentista te realice revisiones dentales periódicas para controlar la cantidad de placa bacteriana que tienes en la boca y poder hacer frente a cualquier problema antes de que empeore. También debes hablar con tu dentista tan pronto como sea posible si experimentas cualquier signo de enfermedad gingival, como el sangrado cuando te cepillas los dientes o usas el hilo dental.

Deja una respuesta