Scrat, la ardilla de Era de Hielo que vivió hace 231 millones de años

Compartir

Una especie idéntica a la “ardilla” de la película La Era de Hielo, que vivió hace 231 millones de años, fue hallada en Ischigualasto, noroeste de Argentina, por investigadores de la Universidad de San Juan (IMCN), informó hoy la Agencia Ciencia, Tecnología y Sociedad (CTyS) de la Universidad Nacional de la Matanza.

Pero a diferencia de esa “ardilla”, este mamiferoide vivió en un ambiente más cálido que el actual, con abundante flora, compuesto mayormente por helechos y coníferas, ya que todavía no existían las plantas con flores.

El doctor Ricardo Martínez, investigador del Instituto y Museo de Ciencias Naturales (IMCN) de la Universidad de San Juan, comentó que el “animal habría tenido unos 25 centímetros de longitud y una alimentación distinta a la del personaje de la película creada por Blue Sky Studios ya que no se alimentaba de bellotas, sino que seguramente comía insectos o animales más pequeños”. 

“Pero otra opción es que este animal haya sido un macho y estemos en presencia de dimorfismo sexual, es decir, que los machos de esta especie hubieran desarrollado esos grandes colmillos como modo de atraer a las hembras”. 

Ya que no precisaba sus dientes de sable para abrir bellotas, el paleontólogo estimó que sus colmillos largos podrían haberle servido “por un lado, para clavar y atrapar los insectos o presas”.

La especie que medía unos 25 cm de longitud fue encontrada junto a dos de los dinosaurios más antiguos de los que se tienen conocimiento, y fue bautizada Pseudotherium argentinus aunque los paleontólogos habían pensado llamarla “Scrat” en alusión al personaje con dientes de sable de la película de animación. 

Más de 230 millones de años tuvo que esperar este pequeño roedor para ser descubierto en las rocas multicolores del famoso yacimiento Ischigualasto ubicado al noroeste de Argentina.

En este sitio, también conocido como Valle de la Luna, este “Scrat” del Triásico esperó a ser rescatado junto al dinosaurio Panphagia protos, uno de los sauropodomorfos más antiguos conocidos hasta hoy, y al fémur del primer y único protodinosaurio lagerpétido descubierto en San Juan. 

En 2011 los investigadores Guillermo Rougier, Sebastián Apesteguía y Leandro Gaetano ya habían dado a conocer a otro animalito al que nombraron como Cronopio dentiacus, en tributo al escritor Julio Cortázar y en alusión al pequeño tamaño de esta especie que medía entre 10 y 15 centímetros.

Deja una respuesta