Dos millones de alumnos han sido expulsados de sus pupitres en África Central y Occidental.

Compartir
Maestro en carpa provisional dictando clases. (Unicef)

Unicef arrojó un informe en donde se calcula que cerca de dos millones de estudiantes pertenecientes a 8 países africanos son expulsados de sus aulas, como resultado de la guerra.

Niño escuchando Radio Educación en Emergencias. (Unicef)

Durante 2 años ya suman 3005 colegios ocupados por combatientes que usan estas instalaciones educativas como trincheras y guaridas de guerra. Sin embargo, muchos de los niños desplazados no se rinden y reciben sus clases a través de medios radiales o con maestros que se esfuerzan en ambientar un espacio estudiantil artesanal, donde los niños son instruidos no solo académicamente, si no en preparación de cualquier ataque por parte de las milicias involucradas.

Niña de Malí en Centro Educativo de Unicef.

Muchos de los alumnos y docentes realizan simulacros, haciendo parte de un programa que ayuda a minimizar cualquier tipo de riesgo en los concurridos ataques que se manifiestan en esta zona del continente africano.

Deja una respuesta