El banco de los emprendedores en los barrios: el gota a gota

Recorrer los barrios de nuestra ciudad es encontrarse con pequeñas ciudades en el que las relaciones de la comunidad se afianzan a través de distintos procesos. En algunos barrios, las comunidades son muy unidas porque se articulan para sacar adelante la pavimentación de la vía, una vez se supera la pavimentación, las comunidades toman rumbos distintos.

En algunos casos el barrio se convierte en un espacio dormitorio, la gente sale a trabajar y regresa a dormir, otros se convierten en el epicentro de la actividad económica. Sin embargo, el estereotipo de barrio formal en nuestra ciudad está conformado por casas residenciales, un polideportivo y las tiendas de barrio. Al recorrer estos barrios me he encontrado con una serie personajes que se convierten en parte del paisaje.

El vigilante de la cuadra, la madre de familia que cuida de sus hijos, el jardín y su hogar. El taller de mecánica de motos, la peluquería, la panadería, el perro de la cuadra, bares y el famoso gota a gota. Este último se ha convertido en el visitante indeseado de nuestros barrios, o mejor, como lo hemos titulado, el banco de los emprendedores en los barrios. Un visitante al que las comunidades de los barrios y asentamientos de nuestra ciudad han tenido que acudir para acceder a un crédito con una tasa hasta del 20% de interés y de paso, una posible golpiza o muerte por impago de este tipo de deudas.

Es aquí en el que yo hago el llamado a las entidades públicas de nuestra ciudad, como la Alcaldía, La Cámara de Comercio, el SENA, entre otras, con créditos especiales para emprendedores, se unan y creen la ruta o el ecosistema del emprendimiento de Neiva. Esto podrá ser impulsado desde el Concejo de Neiva si nos unimos al unísono dentro de una política pública capaz de combatir la usura del gota a gota que carcome a nuestras tiendas, peluquerías y emprendedores

Cristian Dussán

Loading Facebook Comments ...

Deja una respuesta