Algunas ideas de lo que sí puede ir en la lonchera de tu hijo.

Verduras: pueden hacer palitos de vegetales como zanahoria, pepino o apio y añadir una salsa opcional como queso cottage, hummus, pesto, yogur griego, o mantequilla de frutos secos. También pueden incluir tomates que en general, los niños los aceptan bien.

Frutas: de las que le gusten más a tú hijo.

Granos/cereales: como galletas simples (sin azúcares), crispetas simples (sin sal), galletas de arroz, tortillas tipo burrito, alimentos con harina de maíz.

Proteínas magras: carne magra, aves, mariscos, huevos, nueces y semillas, frijoles y lentejas. Por ejemplo, sándwich de carne, pollo, huevo o atún. Hummus. Mantequilla de frutos secos. Un puñado de nueces o semillas.

En lácteos, solo recomiendo el queso cottage y el yogurt griego con moderación.

Esa es la base: con ellos pueden preparar panqueques, sándwich, burritos, y muchas otras combinaciones deliciosas y nutritivas. Evitando tanto procesado que le acortan los años de salud a tu hijo.

Loading Facebook Comments ...

Deja una respuesta