La NASA consigue medir, por primera vez, un choque interplanetario

Compartir

Una de las cosas más interesantes de estos años es que están empezando a aflorar resultados de misiones que comenzaron hace un tiempo (varias décadas atrás, en algunos casos).

Una de ellas es la misión MMS de la NASA, o Magnetospheric Multiscale, una misión que tras cuatro años consigue dar frutos. Ya sabemos cómo es un choque interplanetario.

No penséis que un choque interplanetario es una colisión entre dos planetas cuyas órbitas se cruzan. Es algo menos peliculero, pero igualmente espectacular. Se trata de un choque sin colisión en el que las partículas transfieren energía a través de campos electromagnéticos.

Es algo que sucede entre estrellas, pero también en supernovas y agujeros negros, y han sido necesarias cuatro naves y un trabajo paciente de cuatro años para medir la primera colisión interplanetaria.

Deja una respuesta