Ojo con tus ojos

Es muy importante proteger los ojos de factores externos como radiaciones solares, así como cuidar nuestra alimentación.

El sentido de la vista y el estado de nuestros ojos es muy importante, y es que la mitad de la información que recibimos del entorno nos llega a través de ellos.

Es probable que alguna vez te hayan dicho que, si quieres tener ojos sanos, necesitas comer zanahorias. Y mientras que el viejo adagio tiene cierta verdad, porque el betacaroteno en las zanahorias se convierte en vitamina A, una vitamina que se necesita para una salud ocular óptima, aunque hay otros alimentos como la espinaca, los pimientos rojos, las almendras, el pescado y los huevos que le ayudaran a tener una mejor visión.

Los huevos son otro súper alimento que contiene casi todo lo que necesitas. Un huevo duro te dará potasio, vitamina A, vitamina D, vitamina B12, hierro, calcio, y magnesio – todo lo mejor para tener los ojos sanos y fuertes.

Pero, hay dos cosas que hacen que los huevos sean un alimento saludable para tus ojos: la luteína y la zeaxantina. Sí, al igual que las espinacas, los huevos contienen este poderoso antioxidante (luteína) que es responsable del color amarillo en la yema la cual ayuda a combatir la degeneración macular. La zeaxantina puede proteger los ojos contra los daños causados por la radiación ultravioleta del sol.

Ten en cuenta, sin embargo, que estos potentes protectores solo se encuentran en la yema. Así que comete la yema si quieres ver todos los colores bonitos que este mundo te ofrece.

  1. Cuidar la alimentación.
  2. Mantener los ojos hidratados.
  3. Vigilar la iluminación.
  4. Ver la televisión a distancia.
  5. Protegerse del ordenador.
  6. Usar las gafas al conducir.
  7. Llevar gafas de sol.

Cuidar la higiene de las lentillas.

Aprender a relajar la vista. Los masajes realizados con leves presiones alrededor de los ojos o sobre ellos son muy útiles para rebajar la tensión que se acumula en los propios ojos y los músculos que los rodean. También la práctica de ejercicios de cambio de enfoque o de relajación muscular permite aliviar la fatiga visual.

Acudir al oftalmólogo regularmente. Muchos problemas oculares no presentan síntomas, por lo que debes acudir al especialista al menos una vez al año para que realice un examen de tus ojos y del estado de tu visión. Si además ya estás corrigiendo problemas de refracción con gafas o lentillas, es muy importante que verifiques de forma habitual tu graduación.

Loading Facebook Comments ...

Deja una respuesta