Disfunción eréctil, un problema que se puede solucionar con el ejercicio.

Muchas de las causas de disfunción eréctil están relacionadas a la falla en la fuerza que tiene la circulación de la sangre, en pocas palabras, a una tensión sanguínea baja.

Esta es una de las razones por las que hacer ejercicio constantemente beneficia de forma positiva al movimiento cardiovascular y éste último a la potencia de las erecciones. Los hombres que poseen un estilo de vida sedentario son los que tienden a padecer este tipo de problemas con mayor frecuencia.

Independientemente del tipo de causa que te haya llevado a presentar episodios de disfunción eréctil en tu vida, la mayoría de las soluciones radican en mejorar el flujo cardiovascular. A través de una alimentación mucho más limpia de grasas y una rutina diaria de ejercicios de al menos 30 minutos al día podrás notar una gran diferencia.

Existen otros impedimentos que hacen que el pene no cumpla con el desempeño deseado, estos pueden ser de naturaleza psicológica como el estrés o procesos emocionales de gran dificultad.

También se han observado casos en los que los episodios de ansiedad son los que provocan la falta de erección, sucede cuando el hombre se somete a altos niveles de presión por rendir bien en la cama, un caso menos común pero relacionado al problema pasa en los hombres que han permanecido un largo periodo de tiempo sin tener relaciones sexuales.

Los ejercicios para la impotencia masculina psicológica pueden variar dependiendo de la edad del paciente y de las causas exactas del problema. Cabe destacar que deben tener seguimiento de un profesional de la salud mental que en múltiples sesiones logre personalizar las soluciones y llevarlas a cabo en conjunto con el paciente.

Loading Facebook Comments ...

Deja una respuesta