Recordando la Historia del futbolista Andrés Escobar

Compartir

Andrés Escobar tenía 27 años cuando murió y acababa de ser fichado por el Milán de Italia. Estaba quizá en el mejor momento de su carrera, además de ser uno de los jugadores más queridos por los colombianos por su carisma y amabilidad. Los hechos ocurrieron en el parqueadero de la discoteca Padua en el sector de Las Palmas de Medellín. Al lugar había ido con dos de sus mejores amigos, Juan Jairo Galeano y Eduardo Rojo.

Durante los años noventa Colombia vivió una de sus épocas más sangrientas y el deporte no estuvo ajeno a esta violencia. El 2 de julio de 1994 el futbolista Andrés Escobar fue asesinado en la ciudad de Medellín.

El hecho produjo repudio en Colombia y el mundo. El jugador, conocido como ‘El caballero del fútbol’ y una de los mejores defensas en la historia del fútbol colombiano, había anotado un autogol en el mundial de Estados Unidos, hecho con el que aparentemente firmó su sentencia de muerte.

La noticia del crimen tomó por sorpresa a los colombianos que jamás esperaron que la vida del deportista terminará así, acribillado en el parqueadero de un bar de Medellín después de recibir 6 disparos en la cabeza. El asesino de Escobar fue Humberto Muñoz condenado a 13 años y cinco meses de cárcel por los delitos de homicidio y falsa denuncia agravada. Por su parte los hermanos Pedro y Santiago Gallón, quienes provocaron la tragedia con sus insultos al jugador fueron condenados a 15 meses de prisión excarcelables.

Dentro del bar, Escobar fue objeto de burlas de los hermanos Gallón quienes no se detenían en recriminarlo de manera sarcástica por el autogol en el mundial. Andrés pidió respeto una y otra vez, sin que los hombres se detuvieran. De acuerdo con la fiscalía, al salir del lugar los intercambios continuaron y Santiago Gallón le dijo a Escobar «Usted no sabe con quién se está metiendo». Humberto Muñoz era el chofer de los Gallón, que sin mediar palabra al escuchar a su jefe pronunciar esa frase, se bajó del carro para descargar el revólver en la cabeza del jugador.

La familia de Escobar se pronunció mucho después sobre el hecho, afirmando que, aunque hubo condenados en el caso, no se hizo del todo justicia. Según los familiares de Escobar, el jugador nunca provocó a los hombres y fueron los Gallón quienes lo violentaron y ofendieron. Él solo pidió respeto. Además, para muchos la muerte de Escobar tuvo que ver también con la mafia de apostadores de fútbol y no con un hecho meramente circunstancial.

Mucho se habló también de los vínculos de los hermanos Gallón con el grupo de ‘Los Pepes’ y que su jefe, Carlos Castaño, habría hecho lo posible para sacarlos del lío judicial. Por esta razón Muñoz terminó por acreditarse el crimen por iniciativa propia, quitando toda responsabilidad a sus patrones. Los Gallón finalmente solo recibieron 15 meses de prisión y una multa de 1 millón y medio de pesos.

El país lloró así la partida temprana del deportista y Andrés Escobar se convirtió en una víctima más de la intolerancia y la violencia en el país.

Deja una respuesta