LA HEPATITIS, ES LA ENFERMEDAD INFLAMATORIA QUE AFECTA AL HÍGADO.

Los bebés deberían tener su primera dosis de la vacuna contra la hepatitis B al momento de su nacimiento y completar la serie a los seis meses de edad.

La ciencia se ha esmerado a lo largo de las décadas en hallar soluciones para que los infectados disfruten de una vida productiva y libre de tratamientos. Hoy podemos hablar de vacunas y de avances para erradicar los daños que causan estas infecciones víricas. Aunque aún queda un largo camino por recorrer.

El virus de la hepatitis A se transmite por vía fecal-oral. Se vincula a la falta de agua salubre y a una mala higiene. La mayoría de contagiados adquiere inmunidad de por vida. Es el único tipo que no se cronifica. No así las hepatitis B y C. La hepatitis B también se contagia por aguas contaminadas, además de por transmisión perianal o sexual, mientras la hepatitis C, que se transmite por la sangre, se cronifica entre el 60 y el 80% de los casos según la Organización Mundial de la Salud. Entre el 15 y el 30% de estos sufrirá cirrosis hepática a los 20 años.

La hepatitis C es un virus que infecta las células del hígado y, entre los afectados, aproximadamente el 25 por ciento de estos eliminarán el virus de sus sistemas. Por su parte, el otro 75 por ciento desarrollará una infección crónica de hepatitis C que puede desarrollarse en cirrosis y enfermedad hepática en etapa terminal.

Cabe destacar que las poblaciones en riesgo de contraer hepatitis son los pacientes con VIH, y las personas que utilizan drogas por vía intravenosa.

La investigación sigue siendo necesaria para avanzar en este terreno. No debemos olvidar que la vacuna contra la hepatitis C es una de las asignaturas pendientes de la ciencia.

A continuación se enumeran algunos ejemplos de intervenciones de prevención primaria recomendadas por la OMS:

  • Higiene de las manos, incluida la preparación de las manos para la cirugía, el lavado de las manos y el uso de guantes.
  • Uso seguro y apropiado de las inyecciones en la atención sanitaria.
  • Manipulación y eliminación segura de objetos afilados y desechos.
  • Prestación de servicios integrales de reducción de daños a los consumidores de drogas inyectables, por ejemplo proporcionando material de inyección estéril.
  • Análisis de la sangre donada para detectar las hepatitis B y C (así como el VIH y la sífilis).
  • Capacitación del personal sanitario y uso correcto y sistemático de preservativos.
Loading Facebook Comments ...

Deja una respuesta