Un sensor de uñas para detectar y tratar el párkinson gracias a la IA

Compartir

La enfermedad de Parkinson es un trastorno neurológico degenerativo crónico que afecta a una de cada 100 personas mayores de 60 años. Se estima que más de cinco millones de personas la tienen en todo el mundo, y el número está aumentando con el envejecimiento de la población actual. Si bien se caracteriza principalmente por trastornos motores, que incluyen temblores involuntarios y movimiento impedido, no es infrecuente que los pacientes con esta enfermedad también experimenten disminuciones cognitivas, problemas de comportamiento y trastornos del sueño.

Hacia un tratamiento personalizado

El sensor desarrollado por IBM Research mide cómo las uñas se doblan y se mueven a lo largo del día, lo que es un indicativo de la fortaleza del agarre de un individuo, un biomarcador clave en la salud. Gracias a la recolección continua de datos, que se van sumando a algoritmos de IA, en un futuro el sensor podría ayudar a que los médicos tuvieran una imagen más precisa de la potencia de agarre de un paciente y su movimiento en el tiempo. Esto podría permitir que los doctores ofrecieran un tratamiento más personalizado para diferentes afecciones, como podría ser el párkinson o los problemas cardiovasculares.

Los desafíos

Aunque el potencial de aplicar la IA y las técnicas de aprendizaje automático para aprender de estos datos es enorme, todavía existen desafíos. Específicamente, la heterogeneidad de la progresión de la enfermedad en los pacientes, la naturaleza multifacética de sus síntomas -motor, cognitivo y conductual- y los factores de confusión de los medicamentos que alivian los síntomas hacen de este un gran desafío. “Para superar estos obstáculos, planeamos diseñar métodos de aprendizaje automático que expliquen explícitamente los efectos de la medicación y otros factores de confusión al recurrir a nuestro trabajo anterior en el modelado de la progresión de la enfermedad”, dicen en IBM.

En última instancia, todo el trabajo que va a realizar IBM con los datos de la Fundación Michael escalará hasta la “esperanza y la promesa” de la posibilidad de que algún día se pueda predecir con precisión el inicio y la progresión del párkinson, lo que posibilitaría ayudar con la detección temprana y, con intervenciones oportunas, controlar también mejor la enfermedad.

Deja una respuesta