São Paulo, una ciudad con fuerza de continente

Compartir

La arquitectura en São Paulo, caracterizada por los trazos modernos que se han alzado en la ciudad después de reinventarse pintadas con grafitis, son un indicio del desarrollo que los artistas brasileños le han dado a su trabajo.

Ellos mantienen una conexión constante con la esencia arquitectónica y con el hecho de que, en general, no deben apegarse a su pasado, estrictamente. “São Paulo está siempre en construcción y demolición; todo cambia muy rápido. No hay montañas ni referencias espaciales para ubicarse, así como no hay un pasado arquitectónico. Nuestra identidad es no tener una identidad y cambiar todo el tiempo; en Brasil no solemos conversar el pasado como lo hacen en México o en Perú, sino que estamos abiertos a nuevas creaciones”, dice el arquitecto y crítico Guilherme Wisnik. 

Ese es el ambiente que rodeó al Festival Internacional de Arte de São Paulo –conocido como SP-Arte–, que se realizó en el Pabellón Ciccillo Matarazzo, entre el 3 y 7 de abril, edificio diseñado por el arquitecto Oscar Niemeyer (1907-2012), ganador del premio Pritzker en 1988, y quien está muy presente en la cultura de los brasileños.

El galerista sigue yendo a la feria después de 13 años, debido a que “el mercado brasileño se ha ido desarrollando y el coleccionista local hace años que compra arte internacional. Esto era un ‘continente’ muy cerrado, donde los precios eran muy altos. Pese a que todavía es muy difícil estar acá, porque los impuestos son caros, nos va bien”. 

La fuerza del mercado y lo sólido que resulta ser del circuito artístico brasileño son de gran atractivo para los amantes y coleccionistas de arte. “Aunque hay ferias que pueden ser mucho más internacionales que esta, Brasil resulta ser como un ‘continente’ en el que hay muchísimos artistas extraordinarios”, reflexiona Pradilla. 

La curadora de SP-Arte, Fernanda Feitosa, concuerda con esta apreciación y considera que “Brasil tiene una comunidad de coleccionistas establecida desde los años 50 y 60, que es la más desarrollada de la región y que apoya a los museos y a las galerías. Hay familias en las que el coleccionismo pasa de generación en generaron,las colecciones privadas son profesionales y ahora tenemos cada vez más coleccionistas jóvenes”. 

Además, Feitosa resalta que Brasil es el país que mayor presencia hace en ferias como Art Basel, así como el profesionalismo que hay en su medio.

Brasil tiene una comunidad de coleccionistas establecida desde los años 50 y 60, que es la más desarrollada de la región y apoya los museos y galerías

Deja una respuesta