Pequeñas acciones son grandes obras

El maullido de auxilio se sintió en la vivienda de Jenny López, una mujer que vive en el barrio Rojas Trujillo de Neiva, este llamado era de un felino que al parecer habría caído de un tejado y estaba atrapado entre dos viviendas.

Fueron más de cinco días que este animal trataba de salir de su encierro, pero era imposible debido a la falta de agilidad y el miedo que le producía estar casi inmóvil, ante esta situación esta mujer solicitó la ayuda de las autoridades de emergencia por lo que realizó un llamado al celular para reportar los diferentes casos que requieran de sus servicio, Jonatan Laguna bombero voluntario de la capital del Huila atendió esta novedad por lo que se desplazó a la vivienda donde estaba este animal indefenso.

Él cuenta que luego de realizar una inspección ocular en el tejado y lugares donde presuntamente estaba este “gatico” pudo guiarse armado con su linterna y su oído logró identificar que efectivamente este indefenso animal se encontraba atrapado, cansado, con hambre y demás situaciones que ponían su vida en riesgo.  

Al identificar estas situaciones, comenzaba la carrera contra el tiempo para ser rescatado sano y salvo, por lo que se debió intervenir directamente una de las paredes donde estaba este peludito, fueron momentos de arduo trabajo para abrir un espacio, una ventana, una alternativa que dieran la tan esperada libertad, fueron más de 30 minutos que debieron ser utilizados para esta maniobra que entregó un importante resultado ya que este nuevo amigo felino se guío de la voz de Jonatan y pudo salir.

Al momento de su liberación se pudo evidenciar la deshidratación, el hambre y hasta las heridas ocasionadas por esta emergencia que tenía en vilo a residentes de este sector y miembros del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Neiva que gracias a su entrenamiento y compromiso con la sociedad lograron entregar una alegría que por pequeña que parezca es salvar una vida.

Loading Facebook Comments ...

Deja una respuesta