Soluciones de vivienda para desplazados no serían sostenibles

Las políticas de reparación para garantizar el acceso a vivienda propia y digna a las víctimas de desplazamiento forzado han desconocido las tradiciones económicas, culturales y vivenciales de estas familias, lo que propiciaría un mayor deterioro de su proyecto de vida.

Estas son algunas de las conclusiones a las que llegó Christian David Díaz Bulla, magíster en Hábitat de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), quien a través de su investigación propone identificar la relación de hábitat que establece la población desplazada reubicada en la provincia de Magdalena Centro (Cundinamarca), como una variable a tener en cuenta a la hora de generar políticas públicas que permitan una inclusión social integral.

“En el momento del desplazamiento el núcleo familiar se divide y cada persona emigra hacia distintos lugares dejando atrás su cultura, tradiciones, formación y conocimiento, para enfrentarse a realidades totalmente diferentes”, advierte el investigador, quien agrega que la mayoría de estas personas viene de un contexto rural y pasan a uno urbano en el que se pone a prueba su resiliencia.

Estas situaciones se hicieron evidentes en 10 familias beneficiarias de los programas de vivienda que formaron parte del estudio y a quienes se les aplicó la encuesta de Estrategia de Caracterización formulada por la Unidad para la Atención a las Víctimas del Conflicto Armado a través de la Red Nacional de Información.

Los miembros de dichas familias manifestaron que aunque las viviendas cumplen con las leyes de infraestructura mínimas para poder usarlas, desconocen la articulación entre las instituciones y los usuarios finales en la formulación e implementación de políticas públicas, pues se trata de soluciones que ignoran factores como modos de producción, cultura, raza, edad, individualidad y particularidades propias de esta población tan diversa.

El déficit cuantitativo es otro de los factores resaltados por el estudio. En la región solo 26 hogares, es decir, 137 víctimas de desplazamiento forzado fueron beneficiadas con asignación de vivienda, en el componente de reparación integral contemplado en la Ley 1448 de 2011, lo que equivale al 4,4 % de las 3.092 víctimas de desplazamiento forzado que hay en total en la provincia.

Restituir tierras, mejor alternativa

El investigador propone la restitución de tierras como la mejor alternativa de reparación a las víctimas. “En este caso, las personas sí se devuelven a su entorno. Cuando aplicábamos las encuestas de caracterización nos dábamos cuenta de que efectivamente las personas que tuvieron el proceso de retorno son personas que sí se sienten satisfechas, mientras que las que fueron reubicadas en proyectos de vivienda tenían más peros que agradecimientos con el programa”, sostiene.

Tomado: Periódico UN

Loading Facebook Comments ...

Deja una respuesta